San Juan, 7 may (EFE).- La economía de Puerto Rico se contraerá un 1,2 % durante el actual ejercicio fiscal (que se cerrará el 30 de junio de 2016) y un 2 % en el siguiente, según cálculos de la Junta de Planificación local, que apunta que esos retrocesos se sumarán al del 0,6 % registrado en el 2015.

En el informe remitido esta semana al gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, y que ha sido publicado en la web de este organismo público, la Junta de Planificación advierte en cualquier caso que la situación económica de la isla es muy incierta, por lo que estas proyecciones pueden variar notablemente.

Entre las variables que influirán en esa contracción de la economía figura el consumo personal, que después de caer el 0,3 % en el ejercicio fiscal 2015 (cerrado el 30 de junio de 2015), bajará el 1,2 % en el ejercicio fiscal de 2016 y un 1,6 % en el de 2017.

En cuanto al turismo, se prevé que el gasto de los visitantes para el año fiscal 2016 aumente un 7 % y al siguiente un 4,9 %, según el informe, que no hace referencia alguna al impacto que podría tener el temor que está generando la propagación del virus del Zika por la isla.

El sector de la construcción se contraerá un 6,8 y un 6,6 % en los próximos dos ejercicios fiscales, lo que supondría la cuarta y quinta reducción anual consecutiva, respectivamente.

En cuanto a las transferencias federales, en el año fiscal 2015 alcanzaron los 16.314 millones de dólares, y se espera que para los siguientes se registren aumentos del 0,3 y 0,4 %, respectivamente.

El Gobierno de Puerto Rico está inmerso en una crisis fiscal que le ha llevado a declarar una moratoria unilateral sobre un pago de deuda de 422 millones de dólares y anunciar que no será la última, si EE.UU. no le permite a declararse en bancarrota bajo la protección de la Ley federal de Quiebras.