Guatemala, 3 may (EFE).- La defensa del expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina desmintió hoy la declaración del colaborado eficaz de la Fiscalía en el caso de corrupción TCQ, en la mayor portuaria del país.

El letrado César Calderón dijo durante su exposición que no hay pruebas sólidas que fundamenten la acusación del Ministerio Público (MP, Fiscalía), que señala que Pérez Molina, junto con la exvicepresidenta Roxana Baldetti, cobraron un soborno millonario a cambio de la adjudicación de la ampliación del puerto a la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ).

Según la investigación, TCQ pagó un soborno millonario de unos 30 millones de dólares para lograr la ampliación de Puerto Quetzal, de los que 24,5 estaban destinados a los socios locales (entre ellos Pérez Molina y Baldetti), 5 a unos socios argentinos y 500.000 dólares para gastos.

Calderón dijo que la Fiscalía no puede acreditar que Pérez Molina recibiera al menos 4 millones de dólares y añadió que las propiedades que se le atribuyen al exgobernante, acusado en este caso de asociación ilícita, cohecho pasivo, lavado de dinero u otros activos y fraude, tampoco se puede demostrar.