Panamá 16 jul (EFE).- Panamá sufre una violencia callejera e inseguridad ciudadana crecientes que han llegado a afectar a un testigo protegido de la Procuraduría General de la República que, según confirmaron hoy a Efe fuentes de esa institución, sufrió recientemente un intento de asesinato en plena vía pública.

El ciudadano anónimo e identificado con el alias «Euro 14», por su condición de testigo protegido, informó hoy en conversación telefónica con la cadena de Televisión Telemetro que el pasado viernes fue tiroteado por dos motociclistas cuando se transportaba en el vehículo blindado que le han proporcionado las autoridades panameñas.

«Euro 14» es testigo e implicado, sometido al plan de colaboración eficaz, en uno de los varios casos de presunta corrupción que investiga la Procuraduría General de la República (Fiscalía del Estado) relacionados con la administración del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014).

Este intento de asesinato sucede en medio de cotidianos actos de delincuencia en forma de asaltos armados a personas o a establecimientos públicos, o de los llamados «secuestros express», además de la creciente actividad e impunidad de las pandillas que se han hecho dueñas de barrios marginales en varias ciudades del país.

Este mismo jueves, tres hombres fuertemente armados asaltaron en pleno centro de la capital panameña y en horario comercial una sucursal del Banco Banesco del que se llevaron una importante suma dinero, informó la policía.

La ciudadana E.G -pidió que no se publicara su nombre-, ejecutiva del canal 2 (TVN) de televisión, relató a Efe como la pasada semana fue asaltada al salir de trabajar por un individuo armado que le robó todas su pertenencias, incluido el vehículo.

Ana Noel, funcionaria del Ministerio panameño de Comercio, relató hoy a Efe cómo la pasada semana fue secuestrada por un hombre armado cuando se disponía a abordar su vehículo en el aparcamiento de un supermercado de una de las zonas comerciales más concurridas de Ciudad de Panamá.

Noel tuvo que lanzarse de su propio vehículo en marcha para librarse de su secuestrador, lo que le produjo heridas que han precisado intervención quirúrgica.

Muchos otros afectados por asaltos o secuestros no quieren hablar por miedo a que sus agresores tomen represalias contra ellos, en medio de un clima de desconfianza en las autoridades policiales.

Recientemente, por citar algunos ejemplos, fueron asaltados por grupos de hombres fuertemente armados el restaurante peruano las Brujas de Cachiche y una sucursal de la cadena de gimnasio PowerClub.

La inseguridad ciudadana tiene mucho que ver con el hecho de que Panamá es el país de Latinoamérica de mayor desigualdad social y peor distribución de la riqueza, según datos del Programa de Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD).

El descenso de la actividad económica durante el año de gestión del presidente Juan Carlos Varela también ha provocado una falta de oportunidades de empleo para la clase trabajadora que ha podido contribuir al aumento de la delincuencia, según los analistas consultados por Efe.