Nassau, 6 oct (EFE).- Fuertes inundaciones y daños en edificios se registran al paso hoy del huracán Matthew por Nueva Providencia, isla del norte del archipiélago de Bahamas en la que se encuentra la capital, Nassau, donde han caído árboles y no funciona el servicio eléctrico.

Medios locales informan de que las inundaciones afectan tanto a la capital como especialmente a las poblaciones de Yamacraw, Pinewood y Coral Harbour, aunque las lluvias torrenciales se han dejado sentir en toda Nueva Providencia, donde viven dos tercios de los cerca de 360.000 habitantes de Bahamas.

El director del Departamento de Meteorología de Bahamas, Jeffrey Simmons, informó de que el huracán golpeó con más fuerza a Nueva Providencia que a otras islas de sur del archipiélago, donde también se registraron daños en viviendas, árboles caídos y carreteras inundadas, en especial en la de Inagua, la más meridional.

Simmons dijo que Matthew pasó por Nueva Providencia con categoría 4 de la escala de huracanes de Saffir-Simpson que llega hasta el nivel 5.

La eléctrica estatal Bahamas Power Light (BPL, por su sigla en inglés) dio a conocer que Nueva Providencia permanece sin servicio eléctrico debido a un corte provocado para evitar que un colapsó dañara el sistema.

La Fuerza de Defensa de Bahamas y miembros de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA, por su sigla en inglés) han tenido que prestar su ayuda en viviendas con techos dañados y en la evacuación de personas a refugios.

Medios locales apuntan que en islas del archipiélago más al sur como Eleuthera la población comienza a salir a las calles ante la percepción de que los momentos más complicados del paso del huracán terminaron.

Las autoridades de Bahamas no han informado de víctimas hasta el momento.

El centro del huracán se dirige ahora hacia el norte, con dirección a las Islas Berry Islands y Grand Bahama, según el Departamento de Meteorología de Bahamas.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos informa en su boletín de las 15.00 GMT indicó que el huracán se encuentra a 40 kilómetros al oeste-noroeste de Nassau (Bahamas) y a 290 kilómetros al sureste de West Palm Beach, en la costa sureste de Florida.

Presenta vientos máximos sostenidos de 220 kilómetros por hora y se desplaza hacia el noroeste con una velocidad de traslación de 22 kilómetros por hora.