La Habana, 23 ene (EFE).- El mar azotó con olas de hasta seis metros y provocó inundaciones hoy en la costa norte de La Habana, sobre todo en la zona del famoso Malecón, donde las aguas anegaron sótanos y cisternas hasta cinco cuadras tierra dentro, tras la llegada de un nuevo frente frío a la isla caribeña.

Estas inundaciones, «las más grandes de los últimos años» según aseguran vecinos de la céntrica barriada del Vedado habanero, pasaron de «moderadas» a «fuertes» en la mañana de este sábado, por lo que las autoridades mantienen activado un puesto de mando de bomberos y unidades de salvamento para socorrer a los damnificados.

En un reporte de la televisión estatal, directivos de la Defensa Civil en la ciudad aconsejaron extremar «las medidas de precaución» y pidieron «evitar el tránsito» por las calles inundadas.

Los fuertes vientos, que desde la madrugada alcanzaron velocidades superiores a los 45 kilómetros por hora en el litoral norte cubano, provocaron penetraciones del mar en la localidad suburbana de Santa Fe, donde fueron evacuadas 130 personas por «precaución» debido a la rapidez con que suele inundarse el área.

Mientras, cerca del Malecón, los vecinos afectados trasladaron sus pertenencias hacia casas y portales cercanos, en lo que esperan a que disminuya el nivel del agua.

«Estamos acostumbrados, pero obstinados (cansados)», comentó a Efe una de las habitantes de la zona.

Las autoridades aseguraron que cuando el mar se retire «están preparados» para realizar «labores de saneamiento en los sótanos, cisternas» y otros lugares afectados.

Por lo pronto, se mantiene cerrada toda la avenida del emblemático Malecón de La Habana, que se extiende a lo largo de siete kilómetros.

El Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología advirtió que durante el resto del día se prevé continúen las inundaciones «similares o de mayores proporciones» en horas de la noche.