La Habana, 19 abr (EFE).- Las inéditas candidaturas de dos opositores fue la nota destacada en las elecciones municipales que celebra hoy Cuba para designar más de 12.500 delegados locales, unos comicios sin partidos políticos y que según el oficialismo constituyen un acto de «auténtica democracia participativa».

Hildebrando Chaviano, abogado independiente de 65 años, y Yuniel López, de 26 años y del ilegal «Partido Cuba Independiente y Democrática», son los dos disidentes habaneros que se han colado entre los 27.379 candidatos a delegados municipales (una especie de concejales), en una votación donde la única campaña permitida es la exhibición de la biografía y foto de los postulantes en los colegios electorales.

Esas biografías las elabora la administración electoral y en el caso de la de Chaviano indica que en el año 2006 «se incorporó a grupúsculos contrarrevolucionarios», que entre 2011 y 2014 «recibió adiestramiento en computación y periodismo en la Sección de Intereses de EEUU» y que en la actualidad «se dedica a publicar artículos contrarrevolucionarios» financiados por organizaciones del exterior.

En la biografía de Yuniel López que consultan los electores cubanos se señala que no tiene empleo conocido y que desde 2012 «mantiene vínculos con organizaciones contrarrevolucionarias radicadas en el exterior.

«La biografía la redactaron buscando desacreditarme ante la población. Han perdido la perspectiva, no saben cómo piensa la población cubana y lo que han hecho ha sido atraerme más electores», dijo a Efe Chaviano, a las puertas de su colegio electoral, en los bajos del habanero edificio Focsa.

Vinculado al grupo de abogados independientes «Corriente Agramontista», Chaviano se mostró convencido de que tiene posibilidades de salir designado como delegado de su Asamblea Municipal del Poder Popular y opina que su candidatura demuestra que «sí se puede hacer algo desde aquí».

«Los cambios tienen que ser mentales, perder sobre todo el miedo y decidirse a votar por los que verdaderamente uno quiere, no por el que siempre me han puesto ahí que no me va a resolver nada», comentó este disidente quien cree que su candidatura ha dado a los ciudadanos de su zona la oportunidad de ser «un poquito desobedientes».

En caso de salir elegido, comentó, su actuación como delegado será como «la clásica mosca en el vaso de leche. Todos socialistas y yo con un discurso distinto aunque muy social. Yo soy liberal, al socialismo no le veo perspectiva», dijo.

Por su parte, el joven Yuniel López relató a Efe al día siguiente de que sus vecinos le designaran para postularse, comenzaron «las campañas» de la seguridad del Estado y de representantes del Partido Comunista «preguntando como habían permitido que yo saliera electo».

«Ha habido personas a las que les han dicho que si votaban por mí serán catalogados también como contrarrevolucionarios», dijo López, quien se presenta como delegado en la barriada habanera de Santa Amalia.

Este joven espera que su iniciativa anime a otros opositores a postularse en posteriores comicios y desea que muchos jóvenes, aunque no sean de la oposición pero sí tengan pensamiento crítico, hagan lo mismo.

A la espera de saber si finalmente estos opositores saldrán elegidos, la jornada de votación se desarrolló «sin contratiempos» según la televisión oficial y todo apunta a que, como es habitual, haya una altísima participación.

Para el oficialismo se trata de «una jornada de ratificación del apoyo del pueblo cubano a la Revolución», según dijo a la prensa el primer vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, tras depositar su voto en un colegio del barrio Náutico de la capital.

El acercamiento con EEUU también salió a relucir en esta jornada en que Díaz-Canel insistió en la voluntad política de avanzar en un diálogo «constructivo» con Washington, basado en el respeto bilateral y sin afectar los intereses soberanos de Cuba.

Sobre la decisión del presidente Barack Obama de sacar a la isla de la lista de países patrocinadores del terrorismo, el «número dos» del Gobierno destacó que estar en esa relación era una injusticia que ha provocado «acciones discriminatorias» en materia financiera y comercial.

Quien también ejerció hoy su derecho al voto pero de forma no presencial fue el expresidente cubano Fidel Castro, de 88 años y retirado del poder desde 2006, quien envió este mediodía su papeleta al colegio electoral número 1, de la circunscripción 13 en la barriada habanera Plaza de la Revolución, informaron medios oficiales.

Un miembro de la mesa electoral llevó la boleta al líder de la revolución cubana a su domicilio, y la devolvió al colegio donde fue depositada en la urna, de acuerdo con un reporte de la televisión estatal.

Ocho millones de cubanos han sido convocados a estas elecciones locales parciales, que se celebran cada dos años y medio, mientras que los comicios para designar diputados a la Asamblea Nacional tienen lugar cada cinco años.

Esta previsto que los colegios electorales cierren hoy a las 18.00 hora local (12.00 GMT) y se espera que a lo largo de la semana se conozcan los nombres de los 12.500 delegados locales elegidos.