Managua, 6 may (EFE).- Líderes de un gobierno indígena del Caribe de Nicaragua anunciaron hoy que recurrirán con un amparo el acuerdo firmado por su representante y el Gobierno para arrendar indefinidamente tierras originarias al proyecto del canal interoceánico, de la firma china HKND Group.

“Vamos a presentar un recurso de amparo en contra de esta firma y llevar esto hasta donde sea, para tener nuestros derechos como comunidades”, dijo uno de los dirigentes del Gobierno Territorial Rama y Kriol (GTR-K), Rupert Allen Claire Duncan, en rueda de prensa.

El dirigente indígena aseguró que los líderes de las comunidades que resultarían directamente afectadas por la construcción del canal, no reconocen ese documento.

“No fuimos consultados de la manera correcta, como se debe hacer, una consulta libre, previa e informada”, alegó.

El acuerdo fue firmado el martes pasado por el presidente de la Autoridad del Gran Canal de Nicaragua y representante de la Comisión Nacional de Desarrollo del Gran Canal de Nicaragua, Manuel Coronel Kautz, y por el presidente del GTR-K, Héctor Thomas McCrea.

El monto de arrendamiento y su fecha de inicio no fueron especificados en el acuerdo, pero será “de obligatorio cumplimiento”, y solamente podrá revisarse 20 años después de su firma, detalla el documento.

Dicho acuerdo tendrá “carácter de ley” sin necesidad de ser aprobado por la Asamblea Nacional, en un plazo no mayor de dos meses, y será presentado ante las Naciones Unidas, según lo acordado.

Según el presidente de la comunidad Monkey Point, Claire Duncan, en la firma de ese acuerdo solo estuvieron 11 dirigentes de los 18 que integran el GTR-K.

“Según nuestros estatutos y los reglamentos de cada comunidad, (la toma de decisiones) no se hace por la mayoría de votos, sino por el consentimiento de las comunidades. Cada comunidad debe dar consentimiento para que se pueda avalar cualquier proyecto y obra que se haga en el territorio”, explicó.

Con el acuerdo, un área de 266 kilómetros cuadrados del sureste de Nicaragua, incluyendo territorio continental y marítimo, dejará de ser administrada por el Gobierno local y pasará a estar bajo jurisdicción de HKND Group, una vez que el arriendo esté vigente.

La concesión del proyecto de canal pertenece a HKND Group por 50 años más otros 50 prorrogables, y consiste en una vía húmeda de 276 kilómetros de longitud, de 230 a 280 metros de ancho, incluye dos puertos, un aeropuerto, dos lagos artificiales, dos esclusas, un área de libre comercio y complejos turísticos.

El canal entraría en operación cinco años después del inicio de las obras más importantes, es decir, las excavaciones, previstas a iniciar a finales de 2016.

HKND Group calculó la obra en unos 50 millones de dólares y anunció que ofrecerá unas 50.000 plazas de trabajo.

El Gobierno de Nicaragua espera que la construcción duplique el producto interior bruto (PIB) nacional.