San Juan Alotenango (Guatemala), 5 jun (EFE).- Un centenar de personas despidió hoy en Guatemala al delegado departamental de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, Juan Fernando Galindo, quien falleció el pasado domingo a causa de la erupción del Volcán de Fuego, en el departamento central de Sacatepéquez.

Las miradas largas, los llantos y sollozos, cubrían el panorama desolador durante el velorio y posterior sepelio de Galindo, además del realizado a los hermanos Augusto y María Guadalupe Mijangos.

Los familiares de las tres víctimas oraron por sus seres queridos, que forman parte de las 75 víctimas que hasta la fecha ha cobrado la fuerte erupción y posteriores lahares y flujos piroclásticos del coloso de 3.763 metros sobre el nivel del mar.

Galindo era vecino de la comunidad de Pastores, también ubicada en Sacatepéquez y el domingo se dirigió a solicitar la evacuación de las personas alrededor del mediodía, pero terminó siendo víctima de la arena incandescente, la cual lo tomó por sorpresa tras la última explosión del cráter, a las 16.00 hora local (22.00 GMT).

La esposa de Galindo y sus tres hijas, además de su hermano, recordarán al delegado de la entidad preventiva como un “héroe” que ahora “estará siempre” con ellos, un ser amado “alegre” y “preocupado por los demás”.

El flujo piroclástico, que alcanzó velocidades superiores a los 80 kilómetros por hora el domingo y temperaturas superiores a los 700 grados centígrados, alcanzó a Galindo dentro del vehículo institucional, en el que pretendía trasladar a los afectados de la zona de riesgo.

Según el director ejecutivo de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, Sergio García Cabañas, la explosión y el “lodo volcánico” los tomó a todos por sorpresa, pese a que el personal de la entidad se encontraba desde la primera luz de la mañana evaluando el terreno y tratando de evacuar a los habitantes, que alegaron no haber sido prevenidos de la tragedia.

“No existen los protocolos para detener los lahares, pero lo que estamos haciendo es monitorearlos y dando avisos previos para que las comunidades y equipos de rescate sean avisados”, dijo García.

García dijo sentirse “muy dolido” por la muerte del delegado, la cual lamentó, dentro de toda la tragedia que ha cobrado la vida de otras 74 personas, según información del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, además de unos 192 desaparecidos y más de 1,7 millones de afectados.