La Habana, 27 may (EFE).- El presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali, rindió tributo hoy al exmandatario cubano Fidel Castro, ante su tumba en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, en la segunda parada de su visita oficial a la isla, informan medios oficiales.

Ghali depositó flores en la gran roca que guarda los restos de Castro, fallecido el pasado noviembre a los 90 años, y en el cercano mausoleo del prócer cubano José Martí, ambos situados en el cementerio Santa Ifigenia.

El líder de la RASD llegó este sábado a Santiago de Cuba, la segunda ciudad en importancia de la isla, después de haber cumplido una agenda en La Habana, donde fue recibido por su homólogo cubano Raúl Castro, un mes después del restablecimiento de relaciones entre Cuba y Marruecos.

Durante su recorrido por Santa Ifigenia, Ghali dijo que es “un honor estar en ese sitio frente a dos grandes héroes de la nación cubana”, a los que demostró el mismo respeto que “experimenta todo su pueblo por Cuba y su (gobernante) Partido Comunista”.

La delegación saharahui visitó también sitios históricos en Santiago, entre ellos el Cuartel Moncada, atacado por rebeldes liderados por Fidel Castro en 1953, hecho que se considera en la isla el inicio de la insurrección que desembocó en el triunfo de la Revolución Cubana.

Ghali intercambió además con jóvenes saharahuis que estudian en la ciudad, como parte de los convenios de colaboración entre Cuba y la RASD, que establecieron relaciones en enero de 1980.

En un acto de solidaridad ayer en La Habana el presidente árabe aseguró que espera que la entrada de Marruecos a la Unión Africana obedezca a una “voluntad sincera” de “convivir con la presencia del Estado Saharaui”.

Para Ghali, cualquier intento del Gobierno marroquí de burlar el acta constitutiva de la organización continental “será una prueba más de la miopía, la irresponsabilidad y la incomprensión de la realidad actual africana”.

En la capital cubana el líder de la RASD y Castro también coincidieron en la voluntad de fortalecer los “históricos vínculos de solidaridad, cooperación y hermandad” que unen estos dos países.

La RASD reivindica la independencia de la antigua colonia española del Sahara Occidental, territorio ocupado por Marruecos, país con el que Cuba no tenía relaciones desde 1980, cuando Rabat rompió vínculos en respuesta al reconocimiento cubano de la República Saharaui.

El 21 de abril pasado, Cuba y Marruecos reanudaron sus nexos con la firma de un acuerdo en Nueva York.

Semanas antes el rey de Marruecos, Mohamed VI, había realizado junto a su familia una visita a Cuba, sobre la que no se hizo eco la prensa cubana, toda estatal.