Guatemala, 30 mar (EFE).- El jurista español Baltasar Garzón dijo hoy que es necesario que la Justicia de Guatemala emita una sentencia por el caso de genocidio contra el exdictador José Efraín Ríos Montt, un juicio especial que se celebra a puerta cerrada desde hace unas dos semanas.

«Sería muy triste para la sociedad guatemalteca y para la Justicia que esa sentencia no se produjera», manifestó Garzón a preguntas de periodistas, aunque recordó que ya en 2013 el exdictador fue encontrado culpable de genocidio y deberes contra la humanidad y condenado a 80 años de cárcel.

No obstante, esta resolución, por errores en el proceso judicial, fue anulada por la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica del país, quien además ordenó un nuevo juicio.

«Siendo respetuosos con el Estado de derecho, cuanto antes se produzca mejor», agregó el exmagistrado de la Audiencia Nacional de España después de su intervención en el congreso internacional «De la justicia de transición a la transformación. Experiencias de Centroamérica y Colombia», donde impartió una conferencia magistral.

El exgobernante y su antiguo jefe de Inteligencia Militar, José Mauricio Rodríguez, están acusados por la fiscalía del asesinato de 1.771 indígenas de la etnia ixil durante su régimen de facto, entre 1982 y 1983.

Ambos enfrentan desde el pasado 16 de marzo un juicio a puerta cerrada, aunque el caso del primero se trata de un proceso especial tras el que no se le podrá imponer, de ser encontrado culpable, una pena de cárcel por padecer una demencia vascular irreversible.

El ex jefe de Estado está siendo representado en la sala por sus abogados debido a su delicado estado de salud, un hecho que Garzón no ve que le reste valor al juicio, aunque señaló que hay que tener en cuenta si puede comprender la sentencia que se dicte o no, un extremo que el jurista dice no poder valorar.

«Yo creo que hay mecanismos dentro del sistema legal guatemalteco que establecerán si una persona está capacitada para soportar la carga de un proceso, sea quien fuere», manifestó el jurista español, que además insistió en que, en todo caso, «la justicia no es venganza nunca».

Si una persona, en este caso Ríos Montt, no está capacitado para enfrentar un proceso judicial se debe aceptar, pero a la debe se debe reconocer a las víctimas, dijo. «Hay una responsabilidad muy importante y es que no se debe dilatar más un proceso por una serie de incidencias que al final pueden conducir a una impunidad».

Ríos Montt es el más antiguo alto cargo que es juzgado en Guatemala por el genocidio que cometió el Ejército durante el conflicto armado interno (1960-1996), periodo en el que fueron asesinadas y desaparecidas unas 250.000 personas en el país centroamericano.