Panamá, 22 mar (EFE).- Sindicalistas y agentes antimotines se enfrentaron este lunes en la Ciudad de Panamá durante una protesta de trabajadores contra un diálogo que busca reflotar el deficitario sistema de pensiones y que consideran está cooptado por el Gobierno, los empresarios y los partidos.

Los manifestantes exigían «que se acabe este falso diálogo» por la Caja del Seguro Social (CSS) «para luego abrirse los cauces realmente democráticos que requiere en una discusión de esta naturaleza y que se busquen soluciones fuera de la vía neoliberal», declaró a Efe el líder del poderoso sindicato de la construcción Suntracs, Saúl Méndez.

Más de dos centenares de sindicalistas de los sectores de la construcción y educación, entre otros, llegaron este lunes a protestar a las inmediaciones del edificio del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), donde se desarrolla el llamado diálogo por CSS, donde ya estaban apostados una decena de carros antimotines.

Poco después comenzaron los enfrentamientos con el lanzamiento de piedras y otros objetos por parte de los sindicalistas y de balas de goma y gas lacrimógeno en respuesta del lado de los antimotines.

Según comentó Méndez a Efe, un grupo de manifestantes intentó entregar una «nota» en el edificio del Parlatino, lo que no fue posible, y que al ellos acercarse a una cerca perimetral custodiada por los agentes policiales «se producen los primero actos de represión».

Los manifestantes fueron replegados y la Policía se adentró en la cercana barriada de El Chorrillo en busca de ellos, sin que pasado el mediodía se haya informado de detenciones.

Algunos manifestantes colgaron en Twitter videos de la refriega y mostraron algún moretón en brazos y abdomen causados por las balas de goma, según dijo Méndez.

EL DIÁLOGO POR EL SEGURO SOCIAL

De la mesa de diálogo, lanzada formalmente a mediados de diciembre pero que comenzó a reunirse en febrero pasado, ya se levantaron dos representaciones sindicales que argumentaron que «no hay garantías mínimas de una discusión democrática y participativa».

El Gobierno del presidente Laurentino Cortizo «ha impuesto algunos actores que no tienen nada que ver con la seguridad social para impulsar políticas neoliberales que van en detrimento de la clase trabajadora», explicó la semana pasada a Efe el coordinador del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato), Mario Serrano.

El director de la CSS, Enrique Lau, dijo el domingo que esperaba que esta semana los actores convocados tuvieran «la capacidad de volver» a sentarse en mesa para «juntos buscar soluciones, porque es impostergable alcanzar soluciones con respecto al sistema de pensiones panameño».

El tema central del diálogo es el futuro del programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), cuyas «prestaciones se han visto afectadas en los últimos años con un déficit actuarial que ha llegado a los 900 millones» de dólares, según datos publicados en la página web del ente sanitario.

Los sindicalistas sostienen que tanto el Gobierno, los empresarios y los partidos supuestamente buscan privatizar las pensiones, y apoyan esa afirmación en un informe actuarial presentado el mes pasado que propone aumentar tanto la edad de jubilación como la cuota obrero-patronal y bajar el monto de las pensiones.

El presidente Cortizo había pedido creatividad en esta discusión y que no se afectaran factores como la edad de jubilación o el monto de la cuota obrero-patronal, entre otros.

Varias organizaciones sindicales «han emprendido una acción de lucha (…) en la medida que se tense la cuerda, (el Gobierno, los partidos y los empresarios) se verán obligados a escuchar a quien pretende cargarle la crisis del sistema económico neoliberal agravada por la pandemia», dijo Méndez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *