Managua/San José, 15 dic (EFE).- Tanto Nicaragua como Costa Rica expresaron hoy su confianza en que será favorable a su respectivas posturas el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre un diferendo limítrofe que desde 2010 tensa sus ya difíciles relaciones.

Políticos y analistas consultados por Efe opinaron que la decisión del alto tribunal de Naciones Unidas, con sede en La Haya y cuyas sentencias son vinculantes e inapelables, cerrará un capítulo pero no será el fin de la historia de desencuentros bilaterales.

La CIJ emitirá un solo fallo por una demanda interpuesta por Costa Rica en 2010 sobre una supuesta invasión militar y daños ambientales a un humedal protegido por convenios internacionales, y otra de Nicaragua de 2011 por supuesto daños ambientales al nicaragüense río San Juan durante la construcción de un camino por parte de su vecino.

El canciller nicaragüense, Samuel Santos, aseguró hoy que los argumentos presentados por su país “son solidísimos”, por lo que el Gobierno de Daniel Ortega espera “con toda la confianza del mundo” una resolución favorable.

“Nuestro equipo legal ha hecho un excelente trabajo y se ha presentado toda la documentación correspondiente y por supuesto que de manera muy profesional y muy objetiva tenemos que esperar con toda la responsabilidad del caso la resolución de la Corte”, añadió el canciller.

En ello coincidió el magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Francisco Rosales, quien declaró a Efe que espera que la sentencia “dirima favorablemente el caso a Nicaragua”.

“La posición histórica y jurídica de Nicaragua es fuerte (…) ojalá este fallo contribuya ya para lo que viene después, una delimitación de fronteras, y se acaben de una vez por todas los desencuentros constantes entre Costa Rica y Nicaragua”, dijo por su parte el secretario de Relaciones Internacionales del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Jacinto Suárez.

El 25 de febrero de 2014 Costa Rica pidió a la CIJ delimitar la frontera marítima con Nicaragua en el Caribe y en el Pacífico, en un caso distinto a los que serán resueltos mañana con una sola sentencia.

La expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla (2010-2014) dijo hoy a Efe que espera que la CIJ “reitere el principio de integridad territorial y el pleno ejercicio de la soberanía” de su país, pero dio por sentado que habrá después “otros episodios” que seguirán generando tensión entre los dos países.

“La expectativa es que se impongan los principios esenciales del derecho internacional, que se haga justicia ante un caso en el que todas las evidencias que se presentaron confirmaron la flagrante invasión de Nicaragua a territorio costarricense”, expresó Chinchilla, cuyo gobierno presentó la demanda contra Nicaragua en 2010.

La exmandataria aseguró que Nicaragua siempre ha tenido una “actitud irrespetuosa hacia el derecho internacional” por lo que duda de que vaya a cumplir con una sentencia, que, a su juicio, va a favorecer a Costa Rica.

La política agregó que la historia entre Costa Rica y Nicaragua ha estado “plagada de reiteradas violaciones” nicaragüenses en la frontera, las cuales “se han intensificado cuando han prevalecido gobiernos autoritarios y dictatoriales como el de (Anastasio) Somoza y ahora el de (Daniel) Ortega”.

El analista político costarricense Claudio Alpízar opinó asimismo que la sentencia que emitirá la CIJ es solamente un capítulo más en la historia de desencuentros entre San José y Managua, y que las relaciones bilaterales siempre serán “conflictivas”.

“Una resolución como ésta lo que hace es cerrar un capítulo, pero estoy totalmente seguro que Nicaragua intentará abrir otros, como por ejemplo los emigrantes cubanos que tenemos varados en nuestro país (a los que Nicaragua les ha cerrado la frontera), eso es una evidencia de que mientras el gobernante sea Ortega las relaciones siempre van a ser conflictivas”, afirmó Alpízar.

El Gobierno de Costa Rica ha dicho que espera con confianza en sus argumentos la sentencia del alto tribunal de la ONU, y que sin importar cuál sea, la acatará por completo y que espera lo mismo del país vecino.

“Recibiremos la sentencia con la tranquilidad que nos brinda estar del lado de la verdad. Tengo entera confianza en el equipo de abogados que nos defienden desde la administración pasada”, dijo Solís el domingo en una cadena de radio y televisión.