San Salvador, 31 may (EFE).- El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, presentará este jueves ante el Congreso el informe de gestión de su tercer año de Gobierno, período en el que destacó la reducción de los homicidios en un 45 % y la crisis financiera.

Sánchez Cerén, quien asumió el Gobierno el 1 de junio de 2014 por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), dedicó gran parte del año a la lucha contra la violencia de las pandillas, que mantienen a El Salvador entre los países más violentos del mundo, pese a la importante reducción de asesinatos.

En abril de 2016 implementó las medidas “extraordinarias”, por las que el mandatario considera que los asesinatos se han reducido en lo que va de año más de un 50 % respecto al mismo lapso de 2015 y un 45 % en comparación con 2016.

En el nuevo año de Gobierno que inicia Sánchez Cerén, debe resolver la crisis financiera que llevó al país a declararse en impago el pasado 7 de abril y que hizo peligrar las pensiones de 160.000 jubilados, al no lograr el apoyo de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena) para emitir 70 millones de dólares en bonos destinados a resolver la crisis.

Los 70 millones que el Ejecutivo y el FMLN esperaban que fueran respaldados por Arena en el Parlamento tenían como destino el pago de subsidios a militares jubilados y a abonar a la deuda con las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

La crisis se resolvió momentáneamente aplicando recortes en diferentes carteras de Estado, entre las que destacan Seguridad, Salud y Educación, pero si en los próximos meses no logra la resolución definitiva con el apoyo de la oposición, se podría repetir la declaración de impago.

El próximo mes de julio, el Gobierno debe abonar su deuda de 40 millones de dólares con las AFP, que prestan al Ejecutivo dinero de los trabajadores para pagar las pensiones de los 160.000 pensionados del sistema abandonado en 1998.

Si en el período que finaliza, el problema de Sánchez Cerén era el elevado índice de asesinatos, que logró reducir en su último año de gestión, mañana comienza la etapa de buscar soluciones urgentes al problema financiero al que está sometido el país.