Panamá, 9 dic (EFE).- El opositor partido Cambio Democrático del expresidente panameño Ricardo Martinelli (2009-2014) anunció hoy que sus bases protestarán el viernes ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el mismo día de una audiencia al exgobernante por la supuesta práctica de escuchas ilegales.

Luis Eduardo Camacho, exsecretario de comunicación del Estado y vocero de Martinelli, instó a los ciudadanos a participar de la protesta en rechazo a “procesos amañados” que la máxima instancia judicial sigue a miembros de este colectivo político.

Camacho afirmó en declaraciones a periodistas que la situación de injusticia va más allá de la supuesta persecución política que viven sus copartidarios y que protestarán “para rechazar los procesos amañados (…) levantados bajo presión y amenaza”.

El dirigente político deploró el “lamentable papel” de la CSJ en las “arbitrariedades y atropellos que se están cometiendo en procesos evidentemente políticos”.

Estos casos jurídicos, según insistió Camacho, “solo buscan satisfacer el odio y sed de venganza del presidente, Juan Carlos Varela, para desviar la atención del fracaso e ineptitud de su Gobierno que está llevando el país al retroceso”.

Desde que Varela asumió el poder en julio de 2014, su equipo ha presentado al menos 200 denuncias por corrupción contra exfuncionarios del anterior Gobierno, del que fue vicepresidente y canciller.

Actualmente están en prisión preventiva cuatro exministros y otros cinco tienen prohibido salir del país.

También están procesados una veintena de exaltos cargos y una docena de empresarios vinculados a Martinelli, magnate de la cadena de supermercados Super 99 a quien la Corte Suprema le sigue seis causas penales por supuesta corrupción.

El próximo viernes la CSJ ha citado a Martinelli a una audiencia, bajo el Sistema Penal Acusatorio, en la que el exjefe de Estado será acusado por el magistrado fiscal en el caso, Harry Díaz, de delitos contra la inviolabilidad del secreto y el derecho a la intimidad, y del delito contra la administración pública en sus diferentes formas de peculado.

Díaz solicitará 21 años de cárcel para Martinelli: cuatro años de prisión por las interceptaciones telefónicas, otros cuatro por persecución y vigilancia sin autorización, y 13 años por peculado.

Las investigaciones preliminares del caso apuntan a que el expresidente aprobó interceptaciones ilegales de comunicaciones a más de 200 personas, entre opositores, periodistas y empresarios.

Camacho manifestó hoy que el magistrado Díaz “a más de un año de haberse iniciado las investigaciones (…) no ha podido establecer en el expediente ninguna prueba testimonial, documental o elemento alguno que vincule al expresidente con supuestos hechos de los cuales se le acusa”.

“No han arrojado nada -remarcó- porque no hay nada, porque son procesos políticos que se han convertido en un fiasco en la Corte que está llamada a salvaguardar la legalidad”.

Martinelli, diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), ha señalado en reiteradas ocasiones desde Miami (Estados Unidos), donde se encuentra desde enero según sus abogados, que es víctima de una persecución política por parte de Varela.