Guatemala, 1 ago (EFE).- El procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas, rechazó hoy una investigación en su contra ordenada por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por supuestamente haber vulnerado la independencia judicial por emitir una condena moral contra un juez por abuso de la prisión preventiva.

En un comunicado, Rodas dijo que no comparte la sentencia dictada con «inusual celeridad» por los trece magistrados por la resolución de la Procuraduría en torno a la prisión preventiva, que a su juicio es una figura aplicada «sin fundamento legal».

«Como Magistrado de Conciencia no puedo ser un espectador silencioso ante la vulneración del debido proceso, no en uno, sino en múltiples casos en los que la prisión preventiva ha sido aplicada en desmedro de la dignidad y de los derechos humanos de muchos procesados», manifestó.

Anunció que en las próximas horas presentará una apelación ante la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica de Guatemala, sobre la resolución de la CSJ para que resuelva conforme a derecho.

En la resolución emitida ayer, el Supremo amparó al presidente del Organismo Judicial, José Antonio Pineda Barales, quien pidió que Rodas cese en la «intromisión en procesos judiciales pendientes de resolver», pues de lo contrario violaría la independencia judicial.

El pasado 24 de mayo, Rodas denunció al Estado de Guatemala, a quien consideró responsable del abuso de la prisión provisional, y de los jueces Claudette Domínguez y Juan José Lemus por no haber realizado una audiencia de primera declaración del exfiscal de Crimen Organizado Rony López y otras tres personas, quien fue detenido el pasado 17 de febrero por su presunta participación en la trama llamada «Manipulación de la Justicia».

López es señalado de haber cometido el delito de obstrucción de la justicia y, finalmente, el pasado 18 de junio fue procesado, tras cinco meses de haber permanecido en prisión preventiva, sin haber conocido el motivo de su detención.

Presuntamente el exfiscal habría manipulado testigos y pruebas para ayudar al general Érick Melgar Padilla en el caso del asesinato de su padre, José Armando Melgar Moreno, para incriminar a otras personas que en febrero fueron declarados inocentes, entre los cuales se encuentra el tío del general, Óscar Melgar Moreno.