San Salvador, 20 jul (EFE).- El Gobierno salvadoreño afirmó hoy que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas cubano-estadounidenses, con reapertura de las embajadas después de 54 años, “es un paso extraordinario para América Latina y para el mundo”, aunque queden temas pendientes “por dirimir”.

“Este es un paso extraordinario para América Latina y para el mundo, una muy buena noticia (…) es un éxito de ambas partes que supieron encontrar los caminos diplomáticos para tratar sus diferencias, diferencias que aún no terminan”, expresó el secretario de Comunicaciones del gobierno de El Salvador, Eugenio Chicas.

El Gobierno salvadoreño, encabezado por el presidente Salvador Sánchez Cerén, se congratula por este “paso firme en el proceso de acercamiento entre ambos países” y acompaña con sus mejores deseos este “éxito” de la diplomacia cubana y estadounidense.

Chicas añadió que el acontecimiento es de “importancia histórica” y refleja la “madurez” y la “sabiduría” con que los dirigentes y pueblos de ambas naciones están resolviendo sus conflictos.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas cubano-estadounidenses, anunciado el 1 de julio tras varias rondas de negociación entre ambos gobiernos, se concretó hoy.

La sección de intereses de EE.UU. en La Habana y la de Cuba en Washington comenzaron a funcionar como embajadas, aunque el izado de la bandera estadounidense en la sede en la capital cubana no se concretará hasta que en agosto viaje a la isla el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

El proceso de deshielo entre ambos países se conoció en diciembre pasado por boca de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, al cabo de negociaciones en secreto.