Panamá, 6 may (EFE).- El Gobierno de Panamá solicitó a un representante del Grupo Waked que renuncie a la junta directiva del Aeropuerto Internacional de Tocumen, luego de que este consorcio fuera acusado por el Tesoro de EE.UU. de supuesto blanqueo de capitales provenientes del tráfico de drogas.

El gerente general de la principal terminal aeroportuaria del país, Joseph Fidanque III, dijo a periodistas que la renuncia del representante del consorcio empresarial Waked International S.A. (WISA), José Manuel Frade, fue solicitada a través del ministro de Economía y Finanzas de Panamá, Dulcidio De La Guardia.

“De La Guardia pidió que debido a estas investigaciones que están iniciando (sobre las acusaciones) era mejor que se alejara del cargo como director de la junta directiva” de Tocumen, precisó Fidanque.

Fidanque añadió que Frade era representante en la junta directiva de los concesionarios del Grupo WISA.

Recordó que en 2007 este consorcio se ganó la concesión para los “duty free” que operan en el Aeropuerto, que vence en diciembre de 2017.

El consorcio dijo este jueves que colaborará con el Ministerio Público de Panamá (MP) en la investigación que abrió a este importante grupo por supuesto blanqueo de capitales provenientes del tráfico de drogas.

Las indagaciones anunciadas por el MP derivan de acusaciones publicadas ayer por el Departamento del Tesoro de EE.UU., que WISA rechazó por falsas e infundadas.

Findanque manifestó que hasta el momento no ha recibido ninguna información por parte de EE.UU. sobre este caso.

El Tesoro estadounidense acusó ayer a la familia Waked de gestionar una red mundial de supuesto blanqueo de capitales provenientes del tráfico de drogas a través de un conglomerado empresarial que implica a 68 compañías.

Varios miembros de la familia han sido incluidos en la llamada Lista Clinton y la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA) informó que Nidal Waked, sobrino de Abdul Waked, presidente de Wisa, fue detenido el miércoles en el aeropuerto internacional de Bogotá.

El conglomerado empresarial de los Waked tiene activos por más de 1.500 millones de dólares en una docena de países y emplea a cerca de 6.000 trabajadores en Panamá, según versiones de prensa local.

Abdul Waked se desvinculó hoy del escándalo y en declaraciones a la emisora W Radio dijo que no le une ningún negocio con su sobrino.

“Nidal Waked es mi sobrino, es el hijo de mi hermano mayor. Nunca he sido socio suyo. La familia Waked en el año 80 se dividió y cada uno se fue por su lado. Desde los 80 no tengo ninguna transacción ni negocios con ellos. Son mi familia, yo no lo voy a negar”, afirmó el patriarca del clan.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, de visita oficial en Estados Unidos, aseguró en un comunicado que tratará de proteger los intereses del país.

“Mi prioridad como presidente es proteger nuestra población y nuestras instituciones. He encargado al Ministro de Economía y Finanzas trabajar con los funcionarios del Gobierno estadounidense para proteger los empleos de los panameños afectados por este asunto”, indicó Varela este viernes en un comunicado.

El MP anunció ayer el inicio de una investigación contra todas las empresas del grupo empresarial, y la Superintendencia de Bancos de Panamá intervino el Balboa Bank & Trust, una entidad ligada a la familia Waked con unos activos netos a diciembre de 2015 de 567 millones de dólares.