Managua, 12 nov (EFE).- La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, informó hoy que esta semana concluye la primera fase de consulta sobre una propuesta de política de Estado para alcanzar una cultura de paz y reconciliación, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país y que ha causado cientos de muertos desde abril pasado.

“Esta semana concluye la primera etapa de la consulta nacional que estamos haciendo en todo el país”, anunció Murillo, también esposa del presidente del país, Daniel Ortega, a través de medios oficiales.

Aseguró que han trabajado con líderes religiosos, educadores, trabajadores, productores, familias y comunidades.

La semana pasada el Gobierno presentó una propuesta que tiene como objetivo contribuir al fortalecimiento de un Estado democrático y social de derecho, que promueva una cultura de paz y no violencia, en aras de salvaguardar la paz, la estabilidad, el bien común y la convivencia pacífica entre los nicaragüenses.

La idea, según esa propuesta, es crear y fortalecer una cultura de paz que permita incidir en la prevención de todas las expresiones de desencuentro entre las personas, las familias y las comunidades.

Además, busca fomentar la solidaridad como valor que permita establecer una cultura de colaboración y ayuda mutua para lograr el bien común entre los nicaragüenses.

Asimismo, apropiarse de la cultura de paz y no violencia como una herramienta de desarrollo humano, social, político, económico y cultural.

“Hemos trabajado en todas las comarcas y comunidades de Nicaragua, consultando esa propuesta de política de Estado para una cultura de reconciliación y paz en Nicaragua”, continuó Murillo.

“Y no es nada nuevo, esto es algo que ya trabajamos después de esa dolorosa, sangrienta guerra que nos impusieron” en la década de los 80 del siglo pasado, durante el primer régimen sandinista (1979-1990), indicó.

“Lo trabajamos, lo atendimos y salimos adelante, con mucha fe en Dios, porque sabemos que Dios oye, nos libra de angustias, y que está cercano a los quebrantados de corazón”, agregó.

El proyecto será presentado el próximo 3 de diciembre en la sede de la Asamblea Nacional (parlamento) por el Gabinete de Ministro, de acuerdo con la información.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y un saldo de entre 325 y 535 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los Derechos Humanos.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de “golpe de Estado”.

Las manifestaciones contra Ortega y Murillo se iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario.