San Juan, 31 may (EFE).- El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció hoy una reforma tributaria que será enviada para su aprobación a la Asamblea Legislativa de la isla, durante la presentación del presupuesto del año fiscal 2017-2018, iniciativa que pretende paliar la profunda crisis económica.

Rosselló subrayó durante el anuncio que es necesario simplificar el sistema contributivo de la isla mediante una reforma tributaria, medida que acompañó a la presentación de un presupuesto de 9.562 millones de dólares, que por vez primera en la historia fue supervisado por una entidad de control federal, la Junta de Supervisión Fiscal.

La Junta de Supervisión Fiscal es una entidad establecida por la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés), aprobada en junio de 2016 por el Congreso en Washington para afrontar la deuda del Estado Libre Asociado, una vez que el Ejecutivo de San Juan se declaró incapaz de asumir el pago a los acreedores.

La monumental deuda de cerca de 70.000 millones de dólares agudiza una crisis económica que Rosselló trata de enderezar con medidas como la reforma tributaria hoy anunciada.

Dicha reforma, detalló, incluirá alivios contributivos para los individuos asalariados que totalizarán cerca de 200 millones de dólares.

Adelantó que más de 400.000 contribuyentes no tendrán que presentar declaraciones sobre ingresos, ya que al establecerse una política de retención en el origen de sus salarios quedará cubierta su responsabilidad contributiva.

Igualmente, los trabajadores por cuenta propia que rinden por servicios profesionales tendrán la posibilidad de optar por la retención en el origen, a fin de eliminar su obligación de presentar declaración de ingresos.

Como parte de esta reforma contributiva, los primeros 12.500 dólares en ingresos para todo individuo no pagarán contribuciones y se aumentará la exención para los pensionados de 15.000 a 25.000 dólares.

Además, se establecerá un crédito de 100 dólares por dependiente para aquellos ingresos hasta 80.000 dólares anuales.

Igualmente, se reducirá el impuesto conocido como “Business to Business” por la mitad, de 4 a 2 %, como la primera fase para la eliminación total de ese impuesto.

“Con esas medidas estamos simplificando y modernizando el sistema contributivo, de manera que sea más justo para el ciudadano y, a su vez, facilite la eficiencia del Departamento de Hacienda. Con el nuevo sistema el ciudadano tendrá la opción de sustituir el tedioso proceso de llenar y radicar una declaración, por la sencilla acción de tocar un botón.