La Habana, 7 sep (EFE).- El 75 % del territorio cubano estuvo afectado por la falta de precipitaciones entre septiembre de 2014 y agosto de 2015, una sequía considerada entre severa y extrema en la cuarta parte de esas áreas, según datos del Centro del Clima (Cenclim) de la isla difundidos hoy.

En el 26 % de los terrenos afectados por la sequía la situación se calificó como moderada y en otro 25 % como débil, según un boletín de Cenclim divulgado por medios oficiales.

Los expertos de este centro, perteneciente al Instituto de Meteorología de Cuba, advirtieron de que la situación de sequía se prolongará en los próximos meses debido a la “significativa escasez” de aguaceros en la isla en el actual periodo ciclónico, cuando se suele concentrar la mayor parte de las precipitaciones en el año.

Generalmente, el mes de septiembre es uno de los meses más lluviosos en Cuba, debido a que la influencia del anticiclón del Atlántico disminuye considerablemente respecto a julio y agosto, lo que, unido al paso frecuente de las ondas y las bajas tropicales, propicia el incremento de las precipitaciones.

Septiembre es también, junto con octubre, el mes de mayor frecuencia de formación de ciclones tropicales en la región, eventos meteorológicos que suelen venir acompañados de fuertes lluvias.

La prolongada sequía en Cuba, la más grave de los últimos 115 años, está ocasionando daños en la agricultura y problemas de abastecimiento de agua en varios puntos de la isla, donde a la población se le suministra agua mediante camiones.

En la capital cubana, el Grupo de Enfrentamiento a la sequía de la provincia de La Habana inició hoy el suministro de agua a más de 82.000 personas a través de 137 vehículos estatales.