San Juan, 25 abr (EFE).- Agencias federales investigan a varios independentistas puertorriqueños y miembros del Ejército Popular Boricua Los Macheteros para determinar si tuvieron relación con la muerte de dos marines estadounidenses en 1979.

Norberto Cintrón Fiallo, uno de los independentistas investigados, señaló hoy a Efe que agentes del Servicio de Investigación Criminal Naval y el FBI los detuvieron para tomarles muestras de sangre para determinar su posible implicación en un incidente ocurrido el 3 de diciembre de 1979, cuando murieron dos marinos y otros 10 resultaron heridos.

Las muestras tomadas a estos tres independentistas aparentemente están relacionadas con la investigación aún en curso del ataque a un autobús naval perpetrado en 1979 en Sabana Seca (Toa Baja), municipio cercano a San Juan por el Ejército Popular Boricua.

Junto a Cintrón Fiallo, los otros dos independentistas hasta el momento investigados son Juan Segarra Palmer y Orlando González Claudio, a quienes también les tomaron pruebas de sangre por orden del juez federal José A. Fusté con el objetivo de retomar la investigación.

“Fusté, como lacayo, pidió nuestra sangre. En ningún momento el FBI nos ha dicho para qué es ni por qué lo están haciendo. Solo nos dicen que es para una investigación en curso”, sostuvo Cintrón, de 76 años.

“Esto -la investigación- no me intimida. Al contrario, me pone contento, porque he notado el apoyo del pueblo adonde quiera que voy”, indicó Cintrón, quien dijo que ya cuenta con el respaldo del abogado Martín González Vélez, quien actuará como su representante legal ante cualquier vinculación.

“Sabemos que esta investigación es una manifestación más de represión del FBI y el Gobierno de Estados Unidos. Así que no nos extraña nada lo que están llevando a cabo con nosotros”, afirmó.

“Eso es lo que están dando a entender algunos, pero no sabemos. Uno siempre está sujeto a que se fabriquen casos”, agregó

Por los actos de 1979, Juan Galloza Acevedo, identificado como antiguo miembro de Los Macheteros, se declaró culpable por cargos de asesinato, conspiración para participar del crimen organizado y robo.

Galloza Acevedo fue sentenciado en 2014 a cinco años de cárcel por el juez federal Sterling Johnson, en Brooklyn, Nueva York, según información de prensa.

Por su parte, Eduardo Villanueva, portavoz del Comité de Derechos Humanos, dijo hoy a Efe que desconocía la oficialidad de la investigación, aunque se mostró “preocupado” por las medidas de las autoridades estadounidenses hacia los independentistas.

“Son especulaciones, pero a nosotros nos preocupa que se esté tratando de crear un clima de intimidación de terrorismo mediático para disuadir las distintas organizaciones para resistir la junta”, opinó Villanueva sobre una entidad de supervisión que EE.UU. pretende imponer en la isla como condición para afrontar el problemas de su deuda.

“Esa junta de control es una orden dictatorial, porque si se aprueba deja sin efecto cualquier poder del Gobierno de Puerto Rico”, indicó el expresidente del Colegio de Abogados local.

La imposición de esta junta, según Villanueva, será elegida por el Congreso de EE.UU. y no por el pueblo de Puerto Rico, además de llevar aparejado el despido de empleados públicos, recortes presupuestarios a la educación, salud y seguridad en la isla.

“La junta nos va a retrasar. Es una dictadura dictaminada por el Gobierno de EE.UU.”, enfatizó Villanueva.

Tanto Segarra Palmer como González Claudio cumplieron varios años de prisión tras ser vinculados con el robo de 7 millones de dólares ejecutado por Los Macheteros el 12 de septiembre de 1983 a la compañía de transporte de valores Wells Fargo en Hartford, Connecticut (EE.UU.).

Segarra Palmer, graduado de la Universidad de Harvard y considerado el autor intelectual del robo a Wells Fargo, fue sentenciado en 1985 a 55 años de prisión por su vinculación con el hecho.

No obstante, el expresidente de EE.UU. Bill Clinton le otorgó clemencia en 1999 y regresó a Puerto Rico el 23 de enero de 2004.

Las autoridades estadounidenses también le imputaron haber participado, junto a otras personas, en una actividad en la que se repartieron juguetes a niños pobres de Hartford con parte del dinero robado.

González Claudio, por su parte, fue arrestado el 30 de agosto de 1985 y condenado a cinco años de prisión.