Tegucigalpa, 9 may (EFE).- Una manifestación de pobladores indígenas lencas que llegó hasta la parte frontal de la Casa Presidencial en Tegucigalpa fue dispersada hoy con gas lacrimógeno por los guardias de la sede del Ejecutivo, aunque la protesta continúa en sus alrededores.

“Nosotros hemos venido pacíficamente a exigir justicia para nuestra compañera Berta Cáceres -defensora de derechos humanos y ambientalista asesinada el 3 de marzo- y nos han reprimido con gas y golpes con toletes”, dijo a periodistas una mujer manifestante que solamente se identificó como Waleska.

Los guardias de la Casa Presidencial, que al parecer hacían ejercicios, fueron sorprendidos por los manifestantes, que se apostaron frente a uno de los portones, de donde en pocos minutos fueron dispersados en medio de un enfrentamiento en el que hubo golpeados de ambas partes.