La Habana, 6 jul (EFE).- Representantes de la disidencia interna cubana denunciaron hoy al menos un centenar de arrestos el pasado domingo y agresiones por parte de la policía, como el caso del opositor Antonio González Rodiles, quien sufrió una fractura en la nariz por la que tuvo que ser operado.

Según explicó hoy a Efe la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, la mayoría de las detenciones, que fueron temporales, se produjeron tras la caminata que todos los domingos realiza este grupo de mujeres en favor de los derechos humanos tras asistir a misa en la parroquia de Santa Rita.

Soler relató que unas 55 mujeres del grupo, incluida ella misma, fueron conducidas a una unidad policial en las afueras de La Habana, donde permanecieron varias horas y luego quedaron liberadas.

También fueron arrestados otro medio centenar de opositores, entre ellos González Rodiles, que lidera el proyecto independiente Estado de Sats.

En declaraciones a Efe, González Rodiles dijo que fue interceptado cuando se dirigía hacia la iglesia de Santa Rita para pedir junto a las Damas de Blanco y otros activistas la liberación de los presos políticos.

Según su testimonio, al ser detenido gritó “Vivan los derechos humanos” y “Libertad para los presos políticos” e instantes después fue introducido en un auto policial donde al parecer un agente vestido de civil le propinó un “puñetazo” en el rostro y le provocó “una fractura en el hueso nasal”.

Añadió que fue conducido a un centro de detenciones y después lo llevaron al hospital “Calixto García” donde le practicaron una operación en la nariz.

González Rodiles denunció que durante “doce domingos consecutivos han ocurrido este tipo de incidentes”.

El Gobierno de Cuba considera a los disidentes “contrarrevolucionarios” y “mercenarios”.

Cuba y Estados Unidos iniciaron en diciembre pasado un proceso de normalización de sus relaciones diplomáticas, rotas desde 1961, en el que ya se ha acordado la reapertura de embajadas en La Habana y Washington a partir del 20 de julio.