Guatemala, 18 jun (EFE).- El diputado opositor Amílcar Pop, quien denunció al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, por actos de corrupción, dice que el amparo provisional otorgado por el Constitucional guatemalteco al presidente es «una bofetada» contra el pueblo.

Pop aseguró a Efe que la resolución adoptada este jueves por la Corte de Constitucionalidad (CC) es un paso, «lamentablemente, de retroceso» en la lucha contra la impunidad en el país y mostró su preocupación por los efectos «gravísimos» que esta decisión puede tener a corto y medio plazo.

El parlamentario presentó la denuncia contra Pérez Molina el pasado 20 de mayo, en la cual lo vinculaba con dos actos de corrupción, uno el ente recaudador de impuestos y otro en el Seguro Social del país.

Tras esta coyuntura, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) resolvió el pasado 10 de junio dar trámite a esta denuncia y dos días después, el Congreso conformó, al azar, una comisión para investigar si existían o no indicios suficientes que permitieran retirarle la inmunidad al mandatario para que fuera investigado.

Este proceso queda provisionalmente suspendido por el amparo otorgado hoy por el Constitucional guatemalteco.

En una conversación con Efe, Pop dijo que la resolución de la CC de otorgar de manera provisional el amparo es «apresurada e innecesaria», porque a su juicio no se están vulnerando los derechos de nadie, como argumentó la abogada Karen Marie Fischer, quien solicitó el amparo en nombre de Pérez Molina.

En este sentido, el parlamentario cuestionó «la calidad» de la abogada, así como su «parcialidad y poco objetividad» con una solicitud que obedece, agregó, «a fuerzas y sujetos de alto impulso», aunque no quiso entrar en detalles.

Para Pop, la medida del amparo provisional genera «inestabilidad en la toma de decisiones» y provoca un retraso en la investigación contra Pérez Molina, algo que es, añadió, «lamentable y bastante perverso».

Insistió en que su denuncia está basada «en hechos notorios» y que cualquier otra interpretación es algo «absurdo» que intenta desviar la atención y acrecentar «la ruta de la impunidad», un extremo que «frustra» a la ciudadanía y a los políticos que intentan luchar contra ella.

Aunque aún no sabe cómo procederá en caso de que la CC ratifique su decisión, avanzó que el próximo 14 de enero, día final del mandato de Pérez Molina, el mandatario pierde su inmunidad y pasa a ser una persona «sujeta a procesos normales».

Pop recordó que tanto él como su familia habían recibido intimidaciones y amenazas desde que se inició el proceso, y dijo que necesita evaluar «los riesgos».