Decenas de miembros de la comunidad jesuita de El Salvador conmemoraron el 33 aniversario de la masacre de seis sacerdotes, cinco de ellos españoles, y dos mujeres en 1989, hoy, en el campus de la Universidad Centroamericana (UCA), en San Salvador (El Salvador). EFE/Rodrigo Sura

San Salvador, 12 nov (EFE).- Decenas de miembros de la comunidad jesuita de El Salvador conmemoraron este sábado el 33 aniversario de la masacre de seis sacerdotes, cinco de ellos españoles, y dos mujeres en 1989 en el campus de la Universidad Centroamericana (UCA).

Estudiantes universitarios, feligreses católicos y religiosos se congregaron para participar en la tradicional procesión de “los farolitos”, una misa y un acto cultural al grito de “¡Vivan los mártires!”.

Omar Serrano, vicerrector académico de la UCA, dijo a EFE que el legado de los jesuitas es “un testimonio y un ejemplo” a 33 años de sus asesinato, porque “quisieron iluminar con su racionalidad la realidad”.

“Decir la verdad, denunciar la injusticia, denunciar la corrupción siempre ha tenido un precio” y “siguen siendo un ejemplo y una inspiración para nosotros hoy que estamos en un momento difícil para el país, en el que decir la verdad lo mete en problemas a uno”, acotó Serrano.

Hace un año, la conmemoración se daba en momentos en los que la causa penal se encontraba cerrada por decisión de la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, pero los jueces constitucionalistas ordenaron reabrir la causa en enero pasado.

La reapertura, que inicialmente se había ordenado en 2017, se dio a raíz de la anulación de una ley de amnistía de 1993, por un fallo constitucional de 2016.

La Fiscalía acusó en febrero a 13 personas por esta masacre, incluido el expresidente Alfredo Cristiani (1989-1994).

Además del exmandatario, son señalados los militares retirados Juan Rafael Bustillo, Juan Orlando Zepeda Herrera, Carlos Camilo Hernández Barahona, Nelson Iván López López y Joaquín Arnildo Cerna Flores.

El 16 de noviembre de 1989, cinco días después de que la entonces guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) lanzara la ofensiva “Hasta el tope” en la capital, un comando de élite del Ejército salvadoreño segó la vida de los jesuitas.

Las víctimas fueron los españoles Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Amando López y Juan Ramón Moreno y el salvadoreño Joaquín López, la trabajadora de la UCA Elba y su hija de 16 años, Celina Ramos.

Por este crimen únicamente está encarcelado en El Salvador el coronel Guillermo Benavides, condenado a 30 años de prisión en 1991 por trasladar la orden de asesinar a los jesuitas y a quien se le ha negado el indulto y conmutación de la pena por ser un crimen de lesa humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *