Tegucigalpa, 23 jul (EFE).- Una misión de expertos y funcionarios colombianos compartieron hoy sus experiencias sobre la protección de personas desplazadas por la violencia, con autoridades de Honduras, informó una fuente oficial.

El grupo dará a conocer las experiencias de Colombia en «la protección de personas desplazadas», durante un taller que durará hasta mañana en Tegucigalpa, indicó la Secretaría de Derechos Humanos, Justicia, Gobernación y Descentralización en un comunicado.

El objetivo del encuentro es incorporar al plan de trabajo de la Comisión Interinstitucional para la Protección de Personas Desplazadas por la violencia en Honduras, creada en marzo de 2014, las «buenas prácticas alcanzadas por Colombia que pueden ser replicadas en el país», añadió.

La misión la integran la magistrada colombiana Lucía García; la representante de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento, Ingrid Hurtado; y el oficial de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y jefe de protección de este organismo en Colombia, Andrés Celis.

Celis dijo que la prevención, protección y un marco jurídico e institucional son mecanismos que pueden ayudar al Gobierno de Honduras a garantizar la protección a los hondureños desplazados y sus familias.

Los colombianos comparten también sus experiencias en políticas públicas con enfoque en derechos humanos y las lecciones aprendidas por Colombia en el fortalecimiento de mecanismos públicos orientados a atender a la población desplazada, según la información oficial.

Lidia Souza, de la Pastoral de Movilidad Humana, una organización de la Iglesia católica de Honduras, destacó el intercambio de experiencias con expertos colombianos e instó a las autoridades hondureñas a implementar «una estrategia como experiencia piloto».

Esa estrategia debe estar orientada a ejecutar acciones a favor de la protección de las personas desplazadas, subrayó la religiosa, quien abogó porque las autoridades hondureñas aprueben una ley de protección a las víctimas del desplazamiento forzado.

La violencia y el desempleo han obligado a unos 8.000 hondureños a refugiarse en otro país desde 2010, según un estudio dado a conocer en abril pasado en Tegucigalpa por la Pastoral de Movilidad Humana, con apoyo de la ACNUR y el Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (ECHO).