Belmopan, 4 nov (EFE).- Los colegios electorales abrieron hoy sus puertas en Belice sin incidentes destacables en una jornada en la que la población está convocada a las urnas para renovar la cámara de representantes de la que saldrá el primer ministro del pequeño territorio centroamericano.

La población comenzó a acudir a los 393 centros de votación repartidos por todo el país desde las 07.00 hora local (13.00 GMT), que cerrarán 11 horas más tarde en una jornada en la que no se tiene certeza de que puedan conocerse los resultados, ni siquiera preliminares.

Un total de 196.000 beliceños están convocados a las urnas para renovar una cámara de representantes que a su vez elegirá al nuevo primer ministro de Belice, cargo en el que se espera sea ratificado Dean Barrow.

Los comicios serán supervisados por una misión de la Organización de los Estados Americanos y la Embajada de EE.UU. en la excolonia británica, que se independizó en 1981 y tiene unos 330.000 habitantes.

Las elecciones, en las que están en juego los 31 escaños del legislativo, estaban previstas para 2017 pero fueron adelantadas en septiembre pasado por Barrow con el objetivo de incrementar sus posibilidades de reelección

El Consejo de Iglesias de Belice pidió hoy a los beliceños y a los partidos políticos en un comunicado que antepongan el interés del país a los suyos personales y que permitan que el proceso sea pacífico.

“Nadie puede negar los logros que hemos alcanzado ni los avances registrados sin precedentes en la historia de esta tierra. La transformación es profunda y amplia en el ámbito social y de infraestructuras”, dijo Barrow, quien aspira a gobernar en un tercer mandato, durante una actividad de su partido celebrada la noche del martes.

El gobernante Partido Democrático Unido (UDP, por su sigla en inglés), liderado por Barrow y con mayor influencia en las ciudades, y el opositor Partido Unido del Pueblo (PUP), más fuerte en áreas rurales y comandado por Francis Fonseca, han presentado candidatos a los 31 escaños.

El recientemente constituido Partido Progresista del Pueblo (PPP), cuyo líder es Patrick Rogers, solo presentó 25 candidatos a los escaños en disputa.

El líder del partido que obtenga la mayoría -16 escaños- se convertirá en el nuevo primer ministro del país.

Barrow recordó que durante su mandato se han creado miles de nuevos empleos y una mejora de la infraestructura urbana y rural.

Fonseca dijo por su parte en el último acto celebrado por el PUP que votar por su partido es hacerlo por el empleo y la bajada de impuestos, además de prometer educación gratuita a nivel preescolar.

El líder del partido opositor arremetió contra el Gobierno y pidió a los electores que reconsideren sobre su apoyo al UDP.

“Después de ocho años de un mismo hombre en el poder, de nepotismo y corrupción, ocho años de creciente pobreza, desigualdad, deuda masiva, crímenes sin sentidos y violencia Belice necesita un cambio”, dijo Fonseca.

El UDP prometió durante la campaña electoral que de ganar un tercer mandato continuará con sus planes para desarrollar el país, lo que incluye proyectos como construir un gran puerto, un nuevo aeropuerto internacional en la localidad de Ambergris Caye y la puesta en marcha de un programa de financiación para pequeños negocios y agricultores.

El PUP por su parte prometió crear 25.000 nuevos empleos, desarrollar un plan de salud nacional, reducir impuestos, asegurar educación gratuita de preescolar y no llevar la disputa territorial con Guatemala a la Corte Internacional de Justicia.

Si UDP logra hoy la mayoría, Barrow se convertirá en el primer ministro de Belice que es elegido tres veces consecutivas.