La Habana, 16 jul (EFE).- Cuba y Alemania sentaron hoy nuevas bases para su cooperación y relanzar su relación bilateral durante la visita oficial a la isla del ministro germano de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, quien fue recibido hoy en La Habana por el presidente cubano, Raúl Castro.

Durante el encuentro que transcurrió en «un ambiente cordial», Castro y Steinmeier destacaron la importancia de la primera visita a Cuba de un ministro de Exteriores de Alemania, según medios oficiales.

El mandatario de la isla caribeña y el ministro del país europeo intercambiaron sobre las «amplias potencialidades» para el desarrollo de las relaciones bilaterales, especialmente en los sectores económico, comercial y de cooperación, y abordaron otros temas de mutuo interés de la agenda internacional.

El titular alemán también se reunió este jueves con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, en la Cancillería de La Habana, donde acordaron establecer las bases de la cooperación política, económica y de intercambio cultural.

En concreto firmaron una Declaración Conjunta sobre la Cooperación entre los dos Gobiernos y un Memorando de Entendimiento sobre el establecimiento de un Mecanismo de Consultas Políticas.

También acordaron concretar, en el segundo semestre del año, un acuerdo cultural y las bases para que Alemania instale una representación comercial en la isla.

«Es un momento histórico el que estamos viviendo ahora», dijo Steinmeier tras el primer acto de su agenda de dos días en la isla caribeña.

Además, destacó el «proceso de transformaciones» que ha emprendido Cuba, que según consideró en declaraciones a periodistas va «en la buena dirección».

El ministro germano, del Partido Socialdemócrata (SPD), se ha mostrado partidario de que se aprovechen los pasos hacia la apertura dados en Cuba por su presidente, Raúl Castro, para replantear las relaciones de Berlín con la isla.

Según ha dicho Steinmeier, no se deben «minimizar los pequeños y cuidadosos pasos dados en dirección a la apertura» en la isla y ha señalado que «el cuidadoso cambio puede encerrar oportunidades y nosotros queremos aprovecharlas».

Poco antes de viajar al país caribeño indicó a través de un comunicado que «Cuba y el mundo se están acercando, tras un largo periodo de separación por un muro de desconfianza» y con esta visita «queremos contribuir a abrir aún más la puerta entre Cuba y el mundo», añadió.

No obstante, durante su reunión de hoy con el canciller cubano, recordó que, en el pasado, las relaciones bilaterales fueron «difíciles» y estuvieron marcadas por la «distancia, el silencio y grandes diferencias».

La última visita de un representante del gobierno federal de Alemania a Cuba se remonta a 14 años atrás, en tiempos de la coalición integrada por socialdemócratas y verdes y liderada por el canciller Gerhard Schröder, cuando visitó el país el entonces ministro de Economía, Werner Müller.

El Ejecutivo alemán ha mantenido una postura crítica con el Gobierno cubano, particularmente en el tema de los derechos humanos.

Los intereses comerciales también están presentes en esta visita en la que Steinmeier está acompañado de una pequeña delegación de representantes del sector económico, aunque Cuba ocupa un modesto lugar 101 en el escalafón de las exportaciones germanas y el 125, en lo que respecta a las importaciones.

En la primera jornada, Steinmeier se reunió además con el vicepresidente y ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, y ambos mostraron interés por desarrollar intercambios en sectores como las energías renovables, el medioambiente, la agricultura y otras esferas.

Además conversaron dialogaron sobre el proceso de reformas emprendidas en Cuba para actualizar su modelo económico y las oportunidades que brinda para la ampliación de los vínculos económicos comerciales entre ambos países.

Antes de finalizar su visita el próximo sábado, el titular alemán tiene previstos otros encuentros con el ministro de Cultura, Julián González, el arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, y con representantes de la sociedad civil de la isla.

«Es una tierra nueva la que estamos pisando y estoy muy curioso por las numerosas conversaciones que van a transcurrir en estos dos días, en las cuales abordaremos temas referentes a los intereses de la Unión Europea y Cuba», manifestó al respecto, según declaraciones recogidas por agencias cubanas.

Este viaje se suma a las recientes visitas de otros representantes de Gobiernos europeos, como el presidente francés François Hollande, y varios cancilleres, como es el caso del español José Manuel García-Margallo, el francés Laurent Fabius, el holandés Frans Timmermans y el italiano Paolo Gentiloni.

Pero además se produce a pocos días de la reapertura de las embajadas estadounidense y cubana en La Habana y Washington, respectivamente, anunciada para el próximo 20 de julio, cuando ambos países restablecerán formalmente sus relaciones diplomáticas tras más de cinco décadas de enemistad.