Guatemala, 10 sep (EFE).- Al menos 4.000 guardias del Sistema Penitenciario (SP) de Guatemala iniciaron hoy una huelga general para exigir la destitución del director, Alexander Torres, y el pago de un bono salarial ofrecido por las autoridades.

El paro afecta el traslado de reos a los tribunales y la visita de familiares de los presos a las 22 cárceles que tiene el SP en el país centroamericano, en los que hay más de 19.000 detenidos.

En declaraciones a periodistas, líderes de los guardias denunciaron que la ex vicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti recibe privilegios en la cárcel Santa Teresa, situada en la periferia norte de la capital.

«A ella la tratan como que fuera una princesa y a nosotras no, que somos las que trabajamos», dijo una de las agentes, con el rostro cubierto, que custodia esa prisión en la que Baldetti, acusada de corrupción, fue recluida el pasado 2 de septiembre.

Los guardias advirtieron que no levantarán las medidas hasta que no sean atendidas sus exigencias del pago del bono salarial de unos 2.000 quetzales (unos 259 dólares), que de acuerdo con las autoridades aún está bajo análisis.

Además, exigen la destitución del director del SP y la eliminación de privilegios a reclusas.

El viceministro de Seguridad, Elmer Sosa, dijo a los periodistas que el Ministerio de Gobernación (Mingob) ha integrado una comisión para dialogar con los guardias.

Explicó que en el caso del pago del bono, que se entregará por única vez, ya se hizo el trámite ante la Oficina Nacional de Servicio Civil (Onsec) y el Ministerio de Finanzas.

«Estamos a la espera de la autorización de la Presidencia, pero debido a la contención del gasto que existe no se ha dado el bono», argumentó el funcionario.

A las afueras de la cárcel Santa Teresa y del Centro Preventivo para Hombres de la Zona 18, que están contiguos, han sido enviados agentes de la Policía Nacional (PNC) como medida de prevención.