Raleigh.- Si bien cada año se realiza la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP) en donde casi 200 países se comprometen en reducir los gases de efecto invernadero, nosotros, con pequeñas acciones e iniciativas, podemos contribuir para cuidar el planeta.

En el Día del Reciclaje en América, que se celebra cada 15 de noviembre, le compartimos algunos ejemplos simples para ponerlos en práctica y hacer de este un mundo mejor.

La importancia de reciclar

De acuerdo a Global Recycling Foundation, el reciclaje tiene múltiples ventajas, aunque pueden resumirse en que conserva los recursos naturales y reduce la sobreexplotación de materias primas protegiendo así los hábitats.

¿Y cómo hacerlo desde casa? El primer paso es disponer de recipientes independientes para cada tipo de residuo. Esta acción es sencilla y facilita mucho la clasificación. Aunque requiere espacio, un solo cubo con separadores es suficiente.

Los principales materiales que podemos reciclar son: envases de plástico como botellas, botes de champú, bolsas de snacks, tapas, pilas de uso doméstico, electrodomésticos, aparatos electrónicos, bolsas de plástico, latas de aluminio, envases de papel y cartón como las cajas de cereales, zapatos y aceite de cocina, este último debe depositarse en botellas de vidrio o en un contenedor especial y nunca tirarse por el inodoro o por la pila de la cocina.

“Vacío. Limpio. Seco”

La regla del “Vacío. Limpio. Seco” sugiere que los envases deben estar libres de comida y otros residuos antes de ser reciclados. Tómese unos minutos para enjuagar y secar los artículos antes de tirarlos al contenedor de reciclaje.

Además, no lo embolse. Las bolsas de plástico del supermercado y las bolsas de basura no se pueden reciclar de manera ordinaria. En su lugar, coloque sus artículos reciclables directamente en su contenedor de reciclaje para asegurarse de que esas cargas no acaben en el vertedero.

Ecoladrillos

En una sociedad donde el plástico sigue siendo predominante y con residuos que demoran entre 150 a mil años en biodegradarse, reutilizar este material es primordial. Una gran alternativa para esta labor son los ecoladrillos: botellas de plástico PET rellenas de residuos cotidianos como bolsas, envolturas de galletas, golosinas, entre otros. Cada uno de estos envases se convierte en la primera etapa de una nueva vivienda y un residuo menos que contamina nuestro ambiente.

Biohuerto en casa

Más que grandes espacios, lo que se necesita para empezar un huerto urbano es luz natural. Luego de decidir dónde irá, el siguiente paso es la compra de macetas de 15 a 30 centímetros de profundidad, para que las raíces de verduras y plantas comestibles crezcan tranquilas. El mejor periodo para iniciar es la primavera.

¡Desenchufados!

El cargador del móvil, la televisión o la computadora, entre otros aparatos, cuando están apagados siguen consumiendo energía. Por eso, cuando no estén en uso, es importante desenchufarlos.

No saquemos el auto si no es indispensable

Usar la bicicleta o caminar distancias cortas también puede ser un gran aporte para nuestra salud no solo ambiental, sino física y mental.

¿Sabías qué?

La División de Asistencia Ambiental y Servicio al Cliente de Carolina del Norte (DEACS) (https://deq.nc.gov/) cuenta con fondos asociados para otorgar subvenciones a los gobiernos locales en apoyo de los esfuerzos de reducción de residuos.

Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *