Foto de archivo del cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez. EFE/Gustavo Amador

Tegucigalpa, 25 sep (EFE).- El cardenal de Honduras, Oscar Andrés Rodríguez, criticó este domingo al “desigual” sistema económico mundial y pidió a la población no ser indiferente a la situación que viven muchos países que sufren hambre y miseria.

“Uno de los mayores obstáculos que impide la fraternidad humana es el afán de tener, de poseer, de llenarse de cosas, que se apodera de muchas personas y que genera injusticia social’, dijo Rodríguez en una homilía celebrada en la Basílica Menor de Suyapa.

Rodríguez utilizó la parábola del hombre rico Epulón y del pobre Lázaro para ilustrar a “aquellos envueltos en lujos que despilfarran y montan toda cantidad de placeres y a millones de seres humanos que padecen hambre y miseria”.

Señaló que millones de personas viven en pobreza en América Latina y África, y que “miles de inmigrantes cruzan el mar o las fronteras del río Grande, ese es el pobre Lázaro que yace a nuestra puerta”.

80 % DE LOS BIENES ACAPARADOS POR EL 10 % DE LA POBLACIÓN

El religioso lamentó que grandes masas de seres humanos están esperando “participar al menos de las migajas de los bienes de la tierra”.

“El rico de la parábola es el sistema económico en el que un 10 % de la humanidad acapara el 80 % de los bienes de la tierra, muchos ricos creen tenerlo todo, pero en realidad carecen de lo esencial, porque no hay peor pobreza que una vida sin sentido, pero llega la muerte”, subrayó el cardenal.

Instó a la humanidad a “aprender a compartir” y a solidarizarse con los que más necesitan en el mundo.

NO SER INDIFERENTES

El mendigo Lázaro representa “a millones de pobres en todo el mundo y también en nuestra Honduras y nuestra Tegucigalpa, todos esos lázaros pobres que han perdido todo en las colonias (barrios)” a causa de una cadena de derrumbes, agregó Rodríguez.

“No tenemos que buscarlos muy lejos, porque los tenemos en nuestro país, todos aquellos que están siendo víctima de unas inundaciones por el río Ulúa y el Chamelecón”, los más caudalosos en el norte de Honduras, indicó.

El religioso destacó que el país “no está ciego” y se da cuenta de las realidades, el problema sería si fueran indiferentes.

El Gobierno declaró el viernes la emergencia nacional por las lluvias que afectan al país y que dejan al menos una decena de muertos, inundaciones y más de 17.000 personas damnificadas.

El sábado, la Secretaría de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales de Honduras extendió las alertas roja, de emergencia; amarilla, de vigilancia, y verde, de prevención, para los 18 departamentos del país debido a las precipitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *