EFE/EPA/PHILIPPE LOPEZ / POOL MAXPPP OUT

París, 20 jul (EFE).- Los dos incendios que se declararon el pasado día 12 al sur de Burdeos y que están activos desde entonces ya han quemado 20.600 hectáreas y no están estabilizados, aunque avanzan más lentos, destacó este miércoles la Prefectura (delegación del Gobierno) del departamento de Gironde.

En su cuenta de Twitter, la Prefectura precisó que han quedado calcinadas 7.000 hectáreas en el fuego de La Teste de Buch, junto a la estación turística de Arcachon en la costa, y 13.600 en el de Landiras.

Durante la pasada noche no se ha llevado a cabo ninguna nueva evacuación, pero hasta el martes habían tenido que ser desalojadas cerca de 36.750 personas con carácter preventivo, sin que nadie haya resultado herido grave en las operaciones.

“Siguen movilizados importantes medios terrestres y aéreos”, subrayó la delegación del Gobierno. El martes eran 2.000 bomberos, apoyados desde el cielo por ocho hidroaviones Canadair y dos aviones bombarderos de agua Dash.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se desplaza este miércoles a Gironde para manifestarles su apoyo, así como a las víctimas de la destrucción causada por el fuego.

También se espera que Macron, que debe ir acompañado de su ministro de Interior, Gérald Darmanin, se refiera de alguna manera a los medios de extinción, después de que la oposición haya criticado su carácter insuficiente.

La alerta de calor que ha afectado durante más de una semana a esa zona del suroeste de Francia finalizó ayer. Las temperaturas hoy bajan allí una decena de grados (en Burdeos se esperan 27 grados de máxima).

Sin embargo, se mantiene la alerta naranja por canícula en 14 departamentos del sureste, sobre todo en la región Provenza Alpes Costa Azul, con máximas que volverán a superar los 35 grados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *