La primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, habla hoy durante un diálogo de mujeres líderes previo a la 52 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar

Lima, 5 oct (EFE).- Elaborar políticas transversales para reducir las desigualdades y discriminación contra las mujeres y fijar una política exterior feminista fueron los principales puntos en común a los que llegaron varias ministras en un diálogo de mujeres líderes en un acto previo a la 52 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos que celebra en Lima.

“Estamos en una región donde el feminismo todavía es mala palabra. Debemos decir a nuestros estados que reivindiquen la palabra, que le pierdan el miedo a la palabra”, señaló la viceministra de Asuntos Multilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, Laura Gil.

“Liderazgo de las mujeres en la política internacional para combatir la desigualdad y discriminación de género”, fue el nombre del diálogo de alto nivel que reunió a políticas de Panamá, Colombia, Perú, y Aruba en el marco de la Asamblea de la OEA.

Gil explicó que el Ejecutivo de Colombia pretende redactar una política exterior feminista “participativa, pacifista y transparente”, y especificó que esta no debe ser simplemente sensible al género, sino que debe tener un enfoque transformador que contagie a todos los ministerios.

“Solo hay seis mujeres cancilleres en un continente de 35 países, es un hecho para aquellos que dicen que ya estamos bien”, dijo la canciller de Panamá, Erika Mouynes, al añadir que las mujeres “dejan los egos en el pasillo” a la hora de hacer política.

Las políticas reunidas coincidieron en señalar la importancia de un enfoque de género que atraviese todos los ámbitos para reducir las desigualdades contra las mujeres, reducir la violencia y mejorar sus oportunidades.

La primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, señaló que reconocen “la urgencia de redoblar esfuerzos” y expresó que “todos se benefician de la igualdad de género”, puesto que los hombres se liberan de la presión de encajar en los estereotipos.

“Es vital que liberemos el potencial de la mitad de la población y aseguremos los derechos humanos de todas las personas desde el punto de vista económico, sanitario y de seguridad”, dijo Wever-Croes.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Interamericana Mujeres (CIM) y ministra de Desarrollo de Panamá, María Inés Castillo, destacó la importancia de los liderazgos de mujeres en la política y explicó que su presencia en los procesos de paz y en el desarrollo de la legislación en la lucha contra el cambio ha mostrado una especial eficacia, pero siempre del brazo de mujeres indígenas, afro y rurales.

“Apelamos a esta asamblea a que tome en consideración la desigualdad de género como la primera de las desigualdades”, dijo.

La vicepresidenta de Perú, Dina Boluarte, quien dio la bienvenida al diálogo declaró que “no hay desarrollo sostenible sin el desarrollo de las mujeres” y destacó el compromiso del país andino anfitrión con el empoderamiento de las mujeres a través de políticas innovadoras, pero reconoció que persisten estereotipos y acoso político contra las líderes.

Las presentes no quisieron acabar su encuentro sin mandar un mensaje de apoyo a las mujeres que están llevando a cabo una revolución en Irán: “En el continente americano no nos quedamos calladas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *