Imagen de archivo de seguidores del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro.EFE/Fernando Bizerra Jr.

Brasilia, 18 ago (EFE).- La oposición brasileña denunció este jueves a empresarios que apoyan al presidente Jair Bolsonaro por una supuesta trama golpista en caso de una victoria del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva en las elecciones de octubre próximo.

“Estamos activando a la Corte Suprema, pidiendo la suspensión de secretos (telemáticos y bancarios), un bloqueo (de bienes) y si es necesario la prisión”, porque “la democracia no puede tolerar la convivencia con quiere sabotearla”, anunció el senador Randolfe Rodrigues, del partido ecologista Rede.

La denuncia se apoya en un reportaje publicado por el portal Metrópoles, que durante meses investigó la actividad de grupos de mensajería en los que participan importantes empresarios vinculados a los grupos de ultraderecha que apoyan a Bolsonaro.

En los mensajes obtenidos y publicados por Metrópoles, varios de esos empresarios se dicen abiertamente favorables a promover un golpe de Estado en caso de que se confirmen las encuestas y Lula, candidato de un vasto frente progresista encabezado por el Partido de los Trabajadores (PT), se imponga en las elecciones de octubre.

También abundan las críticas a la Justicia electoral y a las urnas electrónicas que Brasil adoptó en 1996 y que, según Bolsonaro, propician los fraudes, pese a que jamás fue siquiera denunciada una irregularidad desde entonces.

Asimismo, los mensajes reflejan el apoyo de esos empresarios a movimientos de ultraderecha que desde hace más de un año exigen “clausurar” el Parlamento y la Corte Suprema mediante una “intervención militar” que mantenga a Bolsonaro en el poder.

“Prefiero un golpe que la vuelta del PT. Un millón de veces. Y con seguridad nadie va a dejar de hacer negocios con Brasil, como hacen con varias dictaduras en el mundo”, escribió un empresario identificado como José Kury, que tiene millonarios negocios en el mercado inmobiliario de Río de Janeiro.

Los mensajes también animan a que el próximo 7 de septiembre, con ocasión de las conmemoraciones de los 200 años de la Independencia de Brasil, los ciudadanos se “unan a los militares” y que ese día “quede claro de qué lado está el Ejército”.

La denuncia presentada por Rodrigues y otros parlamentarios de oposición ha sido respalda por organizaciones de juristas, que pidieron incluir a los empresarios en un proceso sobre “milicias digitales” que actúan en internet, siembran desinformación y alientan ataques contra las instituciones democráticas.

En ese proceso, que se tramita en la Corte Suprema, ya figuran como investigado el propio Bolsonaro y varios referentes de los grupos de ultraderecha que lo apoyan y han promovido grandes manifestaciones para exigir una “intervención” de las Fuerzas Armadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.