Imagen de archivo de diplomática estadounidense Stephanie Williams. EFE/EPA/DENIS BALIBOUSE / POOL

Naciones Unidas, 1 ago (EFE).- La diplomática estadounidense Stephanie Williams concluyó este lunes su mandato como “asesora especial” de Naciones Unidas para Libia tras un periodo de apenas ocho meses, con lo que la misión de la ONU queda descabezada y sin que exista un nombre para su reemplazo.

El secretario general António Guterres expresó hoy su gratitud por el trabajo de Williams y “su dedicación para conseguir una solución a la crisis política en Libia”, país donde una doble estructura de Gobierno y Parlamento tiene al país paralizado desde hace años, con continuos brotes de violencia.

Guterres dijo que Williams tuvo la “remarcable habilidad de propiciar condiciones para el diálogo y el consenso entre las partes, y ha conducido a logros clave en las vías de diálogo político, económico y de seguridad”.

Williams ya ocupó durante diez meses entre 2020 y 2021 el puesto de representante especial en funciones y jefa de la misión de la ONU (UNSMIL) y, entre 2018 y 2020, fue la vicerrepresentante política de esta misión.

El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, reconoció que no hay ningún nombre para sustituir a Williams, en medio de un desacuerdo profundo entre Rusia y Estados Unidos, principalmente, que ha tenido como consecuencia además que el mandato de la UNSMIL se renueve solo por plazos de tres meses (el último de ellos el pasado jueves).

La propia Williams solo fue reconocida como “asesora especial” desde que su superior, el enviado especial para Libia, el eslovaco Jan Kubis, presentara su dimisión en noviembre pasado tras solo diez meses en el cargo.

La dimisión de Kubis y el corto mandato de Williams añaden más incertidumbre al futuro inmediato del proceso político en Libia, donde en este momento no existe una fecha para la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias, previstas en diciembre pasado y aplazadas sine die.

El Parlamento basado en la ciudad de Tobruk, designó en febrero a Fathi Bashaga como primer ministro paralelo, al considerar que el mandato de Abdulhamid Dbeibeh, jefe del Gobierno Unificado Nacional (GUN), había expirado tras fracasar la celebración de la consulta, lo que ha vuelto a bloquear el proceso de transición.

Desde entonces, diferentes grupos armados y manifestantes apoyan a uno u otro Ejecutivo con el temor a un nueva deriva bélica, en un conflicto en el que participan como aliados de una u otra parte potencias como Estados Unidos, Rusia, Francia, Turquía, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.