Decenas de personas, parte de la cuarta caravana de migrantes centroamericanos, comienzan su camino hoy, desde la ciudad de Tapachula en el estado de Chiapas (México). EFE/ Juan Manuel Blanco

Tapachula (México).- Tras la desintegración de tres caravanas migrantes por parte de las autoridades mexicanas durante la semana, se ha formado una cuarta. Integrada en su mayoría por centroamericanos, venezolanos, cubanos y haitianos. Quienes partieron este sábado desde el municipio de Tapachula, en el estado de Chiapas hacia el norte de México.

La movilización comenzó alrededor de las 07.00 horas en el centro de Tapachula. Ciudad frontera con Guatemala, y su caminata la iniciaron en el tramo carretero Tapachula-Tapanatepec.

El objetivo de los migrantes para este día es llegar al primer paso migratorio. Ubicado en el municipio de Huehuetán, a unos 26 kilómetros de Tapachula. Ambicioso intento debido a la vigilancia y acoso de las autoridades mexicanas, que han montado operativos para detener a los tres grupos de migrantes previos.

En su salida, algunos migrantes, entre los que se pudo observar a hombres, mujeres y niños, argumentaron que están desesperados, aburridos y sin recursos económicos para seguir esperando la emisión de documentos oficiales que les permitan quedarse o transitar por México.

Esta cuarta caravana de migrantes ha emprendido su camino de forma más organizada y ordenada. Cuidando a las mujeres y niños para evitar que se sean detenidos de manera sorpresiva por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Guardia Nacional (GN).

El grupo de migrantes camina de manera pacífica sobre la carretera federal sin presencia, hasta el momento, de las fuerzas de seguridad.

Precisamente, los agentes mexicanos llegaron por la madrugada del sábado para hacer presencia en el parque central Miguel Hidalgo, en el centro de Tapachula. Conocido como principal punto de reunión de los migrantes para organizarse y salir en este éxodo masivo, intentando disuadir la salida masiva.

Pero a pesar de su presencia, los migrantes optaron por tomar varias calles para salir de la ciudad. Al tiempo que reclamaban a las autoridades por no permitirles avanzar hacia la frontera norte del país.

Esta caravana partió, a menos de 48 horas de que fuera disuelta la tercera caravana que el miércoles partió también desde Tapachula.