Los Ángeles (EE.UU.), 28 oct (EFE).- El miedo ante la posibilidad de que Donald Trump se convertiera en presidente de Estados Unidos llevó a un soñador de Los Ángeles, California, a realizar un cortometraje que pretende promover el voto latino en contra del candidato republicano.

“Me cansé de ver a Trump atacando a nuestra gente y comencé a trabajar la idea y de repente encontré mucho apoyo entre vecinos, familia y la comunidad”, dijo hoy a Efe Carlos Alberto Méndez, director y guionista del corto “La Pared Humana”.

Con un presupuesto muy reducido, la película, que tuvo 2 meses de preproducción y se grabó en tan sólo 3 días, fue estrenada esta semana en diferentes plataformas digitales y medios sociales como un último llamado a los inmigrantes para que se involucren y participen en las elecciones del próximo 8 de noviembre.

“La Pared Humana” “es un film que muestra nuestros temores y la realidad a la que nos exponemos”, agregó este soñador titulado de la Universidad CSU Long Beach.

El corto, de unos 23 minutos, le sigue los pasos a una familia de inmigrantes supuestamente a un día de la llegada del magnate republicano a la Casa Blanca.

Jesús, el protagonista, pierde el amparo del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y se ve obligado a trabajar de jornalero buscando “chamba” (empleo) en las calles.

“Traté de retratar de una forma dura lo que podría pasar. Yo soy beneficiario de DACA y me imaginé qué pasaría si me quitan ese amparo migratorio”, relató el cineasta y activista por los derechos de los soñadores.

A medida que sube el clímax en la película, una pared de personas empieza a aparecer en el fondo, hasta formar una pared humana – de ahí el título del corto- compuesta por varias personas de la comunidad hispana de diferentes nacionalidades y profesiones.

Méndez, oriundo de Ciudad de México, llegó a California cuando tenía 3 años y no pudo regresar a su país sino 21 años después tras beneficiarse con el alivio migratorio a los estudiantes indocumentados, experiencia que retrató anteriormente en un filme titulado “Sin raíz”.

A pesar del casi nulo presupuesto, el corto, rodado en un sector de inmigrantes en Los Ángeles, fue bien recibido y encontró apoyo entre personajes famosos de la comunidad como George López, que compartió la cinta.

No obstante, el más valioso respaldo lo encontró el proyecto en la red de organizaciones de estudiantes soñadores y Undocumedia.

Méndez y el grupo de artistas que lo acompañan quieren dar el mayor despliegue posible en la próxima semana a la obra para que “se despierte ese gigante que está dormido”.

“Yo, de mi parte, no puedo votar, y mi única opción para expresar mi voz fue usar lo que más me gusta que es el poder del cine”, expresa el soñador mexicano en la introducción del video.

En la misma presentación, el mexicano explica la motivación del proyecto y cómo su equipo, los actores y la comunidad se involucraron para hablar en nombre de aquellos que no pueden.

La película es de muy bajo presupuesto, “pero tiene un gran corazón, con la esperanza de un futuro mejor”, reza la presentación del video que se puede ver en (youtu.be/napBVWBN9GU).

“No tiene un final feliz pero esa es la idea, porque esto se puede volver realidad y no podemos permitirlo”, manifestó a Efe el cineasta mexicano.