Charlotte.- Para Luis Enrique Leyva Martínez su salida del Centro de Detención de Inmigración de Stewart en Lumpkin, Georgia fue algo súbito.

“Había estado allá seis meses y 13 días”, cuenta el joven de 18 años, al que liberaron el pasado 25 de febrero.
El día que soltaron a Leyva Martínez, otros 30 detenidos de diferentes edades y acusados por distintos cargos también salieron de la prisión de indocumentados operada por una compañía privada.

“Ninguno tenía cargos por felonías”, aseveró Leyva Martínez.

En Charlotte, grupos de soñadores estaban realizando una campaña, para que el muchacho, criado en esta ciudad, fuera liberado, pero el factor fundamental para recobrar su libertad fue el desacuerdo entre el presidente y el Congreso que obligó a un recorte de 85 mil millones de dólares en el funcionamiento del gobierno federal.

Previendo las limitaciones económicas el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) decidió soltar a presos acusados de delitos menores e infracciones de tránsito.

De acuerdo con la agencia de noticias AP, ICE, agencia dependiente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) soltó a 2 mil detenidos en febrero y tenían previsto liberar a otros 3 mil en marzo.

La revelación de las liberaciones provocó ácidas críticas contra el plan por parte de políticos y la renuncia del director ejecutivo adjunto de las operaciones de vigilancia y deportación de ICE, Gary Mead.

Según el Foro Nacional de Inmigración (NIF), el costo diario de hospedar un prisionero de Inmigración está entre 122 y164 dólares. La medida tomada por la dirigencia de ICE redujo el precio a 14 dólares diarios, y algunos de los detenidos se les colocó grilletes de ubicación geoestacionaria.

Para el sector proinmigrante la salida de los presos de ICE confirma que la mayoría de los detenidos no son delincuentes. La Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes sostiene que a sólo el 22 por ciento se les declaró culpables de crímenes.

LO QUE ELLOS OPINAN

“Es una gran cosa, ellos estaban en essas prisiones injustamente. Si los soltaron es porque no son delincuentes”
Lucey Gamboa – fAMILIAS UNIDAS

“Los han debido liberar desde hace mucho tiempo. Clarísimo que no son criminales y no representan peligro”.
Viridiana Martínez-NCDT

“Da coraje que los estén sacando con brazaletes en los tobillos. Debían haber salido sin que haya problemas de ‘budget’”. Elisa benítez-Hernández