Dos senadores de Estados Unidos presentaron el domingo una nueva medida para elaborar un plan bipartidista de reforma a la inmigración, reiniciando las negociaciones sobre una propuesta que incluye un camino a la ciudadanía para los inmigrantes ilegales que ya se encuentran en el país, según destacaron medios de comunicación americanos.

Desde que el presidente estadounidense Barack Obama fue reelecto con un abrumador respaldo de los votantes hispanos, muchos republicanos han expresado una nueva voluntad para trabajar con los demócratas y aprobar una reforma a la inmigración.

El senador demócrata Charles Schumer dijo en el programa “Meet the Press” de NBC, que él y el senador republicano Lindsey Graham han acordado retomar las negociaciones sobre una reforma a la inmigración que se suspendieron hace dos años.

“Creo que tenemos una muy buena oportunidad de usas este plan para lograr algo este año. El Partido Republicano ha aprendido que ser (…) anti inmigrantes no les da resultados políticos. Y ellos lo saben”, dijo Schumer.

Por su parte, Graham dijo en el programa “Face the Nation” de CBS que el tono y la retórica utilizada por miembros de su partido sobre la inmigración “levantó un muro entre el Partido Republicano y la comunidad hispana”.

El destacó que los candidatos presidenciales republicanos habían estado perdiendo permanentemente el respaldo de los votantes hispanos desde el 2004.

“Esta es una fórmula extraña para que la adopte un partido: es el grupo demográfico de crecimiento más rápido en el país, y nosotros estamos perdiendo votos en cada ciclo electoral. Y no se ha detenido. Una cosa es dispararse en tu propio pie, pero no vuelvas a cargar el arma”, dijo Graham.

“Pretendo derribar esta muralla y aprobar un proyecto de ley sobre inmigración que sea una solución estadounidense a un problema estadounidense”, agregó.

El plan de Graham y Schumer tiene cuatro componentes de acuerdo:

  • Exige tarjetas de seguridad social de alta tecnología que prevengan el fraude para garantizar que los trabajadores ilegales no puedan conseguir trabajo.
  • Fortalecer la seguridad en la frontera y la aplicación de las leyes de inmigración.
  • Crear un proceso para admitir a trabajadores temporales.
  • Implementar un camino a legalidad para los inmigrantes que ya están en el país.

Schumer dijo que el plan incluye “un camino a la ciudadanía que sea justo, que diga que debes aprender inglés, que tiene que ponerte a la fila, que tienes que tener empleo y que no puedes cometer crímenes”.

Graham agregó, “un 65 por ciento de las personas en los sondeos a boca de urna en esta elección apoyó un camino a la ciudadanía”.