Greensboro.- Teniendo a los representantes y senadores de vuelta en su distrito durante esta última semana de mayo, activistas llaman a aprovechar el momento para acercarse a ellos y pedir por la aprobación de una reforma migratoria que sea de beneficio para toda la comunidad.

A lo largo de la semana, distintos grupos han estado realizando eventos afuera de las oficinas de los senadores que representan a Carolina del Norte a nivel federal, y que además viven en el Piedmont.

“El proyecto de reforma va bien porque ya pasó el comité judicial y eso es muy positivo”, dijo Lori Fernald Khamala, directora del programa de Derechos de Inmigrantes en Carolina del Norte con American Friends Service Committe.

Sin embargo, para ella existen dentro de la legislación varios puntos negativos que podrían afectar a muchos inmigrantes.

“Me preocupa mucho la provisión del E-verify y sé que hay un camino a la ciudadanía, pero es muy largo y costoso”, opinó Khamala, agregando que la provisión sobre el tener que permanecer sobre el límite de pobreza será un gran reto para muchas personas, así como cuando la propuesta de ley llegue a la cámara de representantes, donde tienen un enfoque aún más conservador.

Por lo mismo, se invita a la gente que tome el teléfono y marque a los senadores de Carolina del Norte, Kay Hagan y Richard Burr, para hacerles saber lo que las personas piensan y “seguir empujando”.

Como parte del movimiento, el miércoles, 29 de mayo, la Coalición Latinoamericana de Charlotte visitó las oficinas de Hagan en Greensboro y de Burr en Winston-Salem, entregando un álbum de fotografías recopiladas por la organización, con el tema de “lo que significa la reforma”.

Al día siguiente, la Coalición se estaría reuniendo personalmente con Hagan para hablar sobre algunos puntos de la reforma y personalmente pedir su apoyo.
El sábado también habrá una protesta afuera de las oficinas de Burr en Winston-Salem, finalizando la semana con un taller sobre el camino hacia la ciudadanía.