Raleigh.- La noche del 8 de noviembre del año pasado, Cristian Pereyra y su suegro, Angel López, vivieron una de las peores experiencias de sus vidas cuando fueron encañonados por cuatro delincuentes armados que se hicieron pasar como vendedores de autos para robarles. 

Estos dos inmigrantes uruguayos que viven en Raleigh querían comprar un vehículo y en su búsqueda recurrieron a la página de clasificados craiglist.com donde encontraron uno que se ajustaba a su presupuesto. Enviaron un correo electrónico y al poco tiempo alguien los llamó para citarlos en una casa en Durham donde les mostrarían el auto.

“Era como las 7 cuando llegamos y ya estaba oscuro. El que me abrió la puerta me dijo que el carro estaba adentro pero cuando me acerqué al garaje me apuntó con un arma y luego salieron otros tres hombres armados que estaban escondidos. Yo salí corriedo”, contó Cristian a Qué Pasa.

De acuerdo con el testimonio, que también figura en el reporte policial del asalto, los delincuentes persiguieron a Cristian pero en su camino se toparon con el auto donde Ángel esperaba a su yerno y lo encañonaron para robarle los $400 que llevaba consigo para luego huir corriendo.

Cristian llamó al 911 para reportar lo sucedido y al rato llegó la policía. Los uruguayos dieron su testimonio, contaron que los asaltantes eran cuatro afroamericanos jóvenes de entre 16 a 21 años y dieron el número de teléfono del cual uno de los ladrones los llamó para atraerlos hasta esa casa en Durham que resultó estar abandonada.

Aunque quedaron conmocionados por la experiencia, Cristian y Ángel decidieron dos semanas después consultar con un abogado en Raleigh para ver si podían aplicar por una Visa U, la cual permite ajustar el estatus migratorio a víctimas de crimen.

El abogado Jorge Mata, del estudio The Farrell Law Group tomó el caso pero el proceso migratorio no ha podido avanzar debido a que la Policía de Durham se ha negado a firmar una forma de inmigración donde se certifica que Cristian y Ángel fueron víctimas de un crimen y que han colaborado con la investigación del caso.

El argumento que ha dado la policía para no firmar dicho documento, que es un requisito para la visa U, es que aún no se ha logrado detener a ninguno de los sospechosos, según refirieron las víctimas y Mata.

De acuerdo con el abogado, esa situación se ha convertido en una práctica común de las agencias del orden en diferentes condados donde las víctimas de crimen que intentan aplicar por una Visa U no pueden obtener la certificación necesaria para el trámite.

No es el único caso
“Hemos visto este cambio de actitud en el último año y medio”, dijo el abogado Jorge Mata, quien aseguró que en este momento las oficinas de los alguaciles de Wake y Durham, así como los departamentos de policía de Cary y Durham no están firmando fácilmente certificaciones para la Visa U.

“Sin esa certificación no podemos hacer el proceso” dijo Mata al explicar que la ley de inmigración dice que se necesita la firma de la policía, el juez o el fiscal para que certifique que la persona ha sido víctima de un crimen y que colabora con la investigación policial o el proceso judicial.

En el caso de los uruguayos, debido a que la policía no ha arrestado a nadie y el asunto no ha llegado a la corte, no es posible tampoco obtener una certificación de parte de un fiscal o un juez.

Al mismo problema se ha enfrentado el abogado Jim Melo, de Durham en su afán por tramitar las visas U de varios clientes.

“Tengo un caso donde pandilleros atacaron a balazos y las víctimas ayudaron a la policía, dieron fotos, cooperaron a todo nivel y simplemente porque nunca arrestaron a nadie no quieren firmar, a pesar de que hay gente que tiene tres tiros en su cuerpo”, dijo a Qué Pasa Melo quien aseguró haber tenido esos problemas con la policía en varios condados, entre ellos Robenson, Durham y Alamance.

“Sólo yo tengo como 10 casos pero sé que otros abogados tienen los mismos problemas. Esto afecta a toda la familia porque dependiendo de la situación todos -esposos o hijos de las víctimas- podrían conseguir ajustar su estatus como derivados”, explicó Melo.

El abogado Nigel Edwards, del estudio Omar Baloch Law de Raleigh, dijo haber tenido problemas también para conseguir la firma algunas agencias del orden, sobre todo en casos que no son recientes, como pasó con dos de sus clientes que fueron víctimas de crimen en el año 2007.

“La ley dice que no importa si la víctima ayudó en el pasado, lo hace actualmente o está dispuesto a hacerlo en el futuro. No importa cuanto tiempo pasó pero lo que ellos (los jefes de policía) me dijeron es que no podían firmar porque había pasado mucho tiempo”, explicó Edwards quien afirmó haber tenido esos problemas con la Policía de Chapel Hill y la Oficina del Alguacil de Cumberland.

“El problema es que todo depende de ellos (los policías y alguaciles), ellos tienen el poder de decir sí o no. No puedo probar esto, pero yo creo que es por racismo también”, añadió Edwards.

Jefe López explica por qué no firma

Durham.- El jefe de la policía de Durham, José López admitió que no firma ciertas certificaciones de Visas U pero que está dispuesto hacerlo siempre y cuando la víctima efectivamente sea útil para la investigación y el procesamiento de los criminales.

“No hay ningún problema, lo que pasa es que hay gente que piensa que tengo que firmar sólo porque fueron víctimas de crimen hace muchos años y no hay nada que pueden hacer para ayudar a la policía”, dijo López.

“La verdad es que tiene que ser un crimen donde nosotros necesitamos a la persona para llevarla a la corte”, añadió López.

El jefe de la Policía de Durham aseguró que su despacho analiza “caso por caso todas las solicitudes de visas U pero que en general no firma aquellas en las que no se ha podido detener a un sospechoso del crimen.

“La víctima puede decir que cooperó pero no hay razón para firmar hasta que no se hace un arresto”, dijo López quien además advirtió que el cupo de visas U es limitado y no puede firmar todas las solicitudes que le llegan sino las de víctimas que realmente ayudaron a atrapar a criminales.