Charlotte (NC), 5 ene (EFEUSA).- Desde la región de las Carolinas y Georgia fueron deportados menos inmigrantes durante 2013 en comparación con años anteriores, según cifras facilitadas hoy a Efe por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Durante el periodo fiscal 2013, la oficina de ICE en Atlanta (Georgia), que comprende a ese estado, Carolina del Norte y Carolina del Sur deportó a 14.744 indocumentados, 4.424 menos que los 19.168 de 2012, y 8.219 de los 22.963 de 2011.

El 78 % de los deportados del área el año pasado fueron catalogados por ICE como “criminales” por haber cometido algún delito grave, y el resto, 3.210 (22 por ciento) “no criminales”.

Las cifras de ICE también destacaron que en 2013 los agentes concentraron más esfuerzos para atrapar y deportar a lo que consideran “criminales peligrosos” y con antecedentes penales en vez de indocumentados con faltas menores.

En contraste, en 2012 la oficina de Atlanta deportó a más criminales, un total de 14.533, y 4.635 sin antecedentes penales, pero en 2011 solo los deportados con crímenes llegaron a 15.204 y los no criminales a 7.760.

Para organizaciones como la Coalición Latinoamericana (LAC), con sede en Charlotte, la reducción de las deportaciones no significa que se haya acabado el sufrimiento para las familias hispanas, especialmente en Carolina del Norte.

“Estamos en contacto a diario con padres, madres y niños que sufren porque algún ser querido fue deportado inclusive por no tener licencia de conducir. La realidad es que las deportaciones siguen”, afirmó hoy a Efe Armando Bellmas, portavoz de LAC.

“Hasta que el presidente, Barack Obama, tome algún tipo de medida para frenar las deportaciones injustas de inmigrantes que trabajan duro y no son criminales continuaremos en la lucha y pondremos en duda estas cifras”, añadió.

La reducción del número de deportados -en especial en Carolina del Norte- se ha producido en parte porque en algunos condados no está operando el programa de identificación de indocumentados 287g, que solo en Charlotte ha puesto en proceso de expulsión a más de 16.000 indocumentados desde 2006.

A nivel nacional, las autoridades deportaron en el año fiscal 2013, que concluyó el pasado 31 de octubre, a 368.644 extranjeros, cifra inferior en 30.941 a la de los últimos tres años fiscales.
La Administración Obama fue duramente criticada cuando en 2012 dio a conocer que había deportado a un número récord de 409.849 indocumentados en comparación con 396.906 de 2011.

En una conferencia telefónica con periodistas del país a mediados del mes de diciembre, John Sandweg, director en funciones de ICE, afirmó que del total de 368.644 indocumentados deportados el año pasado, 235.093 fueron detenidos cuando intentaban o poco después de haber entrado ilegalmente al territorio estadounidense.

Otros 133.551 fueron interceptados en el interior del país y se desconoce el porcentaje que corresponde a la zona de Atlanta.

“Estos resultados demuestran claramente que ICE está haciendo cumplir las leyes de inmigración del país de manera inteligente y eficaz, y con nuestras prioridades de enfocarnos en criminales convictos y asegurando las fronteras”, añadió Sandweg.

Las autoridades de ICE destacaron que en 2013 la Patrulla Fronteriza detuvo a más centroamericanos que entran por México con ruta a EE.UU.

Sin embargo, los deportados mexicanos siguen siendo la mayoría, con 241.493 personas, seguidos por los guatemaltecos (47.769), hondureños (37.049) y salvadoreños (21.602).