Washington, 19 ene (EFE).- Alejandro Mayorkas, el cubano-estadounidense nominado como secretario de Seguridad Nacional, aseguró este martes que el presidente electo de EE.UU., Joe Biden, promoverá una reforma migratoria desde su primer día en la Casa Blanca que “de una vez por todas” solucione el sistema de inmigración del país.

Durante una audiencia de confirmación en el Senado, Mayorkas, quien ya formó parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), señaló igualmente el compromiso de Biden de acabar con la política estadounidense de Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés), en virtud de la cual cerca de 60.000 solicitantes de asilo han sido devueltos a México a la espera de una cita con un juez de inmigración.

“El presidente electo Biden se ha comprometido a presentar al Congreso el primer día (de gestión) un proyecto de ley de reforma migratoria que de una vez por todas arregle lo que yo creo que todos podemos estar de acuerdo en que es un sistema de migración roto”, sentenció Mayorkas.

El aspirante a liderar la agencia encargada de la seguridad del país y que tiene bajo su supervisión la inmigración y el control de las fronteras destacó que Biden ha “hablado de la necesidad de un camino hacia la ciudadanía”.

No obstante, aclaró que esta iniciativa estaría dirigida a “los individuos que han estado en el país durante muchos años, que han contribuido a nuestras comunidades y a la prosperidad económica de la nación”.

Distintas cifras estiman que alrededor de 11 millones de personas permanecen indocumentadas en Estados Unidos, aunque hay informes que apuntan que la cifra puede ser mayor.

ASILO Y DACA, PRIORIDADES

Mayorkas ratificó el compromiso que ha asumido Biden de “poner fin” a la política MPP, también conocida como “Permanezca en México”, que Estados Unidos empezó a aplicar en enero de 2019, en respuesta al repunte de las detenciones de migrantes indocumentados en la frontera con México.

Bajo esa política, los solicitantes de asilo en la frontera con México deben regresar al vecino país a la espera de una respuesta a su pedido, un proceso que puede demorar meses.

“Yo cumpliría con ese compromiso, si tuviera el privilegio de servir como secretario”, afirmó Mayorkas, pero admitió que “tomará un tiempo” implementar los cambios en las políticas fronterizas para que se puedan hacer cumplir las leyes.

De igual forma, ratificó el interés de Biden de reinstalar DACA, el programa que protege de la deportación a los llamados “soñadores”, como se conoce a los ahora jóvenes que fueron traídos a EE.UU. siendo niños por sus padres indocumentados.

Otro de los temas que incluyó en la agenda de su despacho es el Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés), un beneficio que Estados Unidos concede a personas procedentes de países que han sufrido desastres naturales o conflictos armados.

Consultado sobre el pedido de desfinanciar el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) -blanco de críticas por haber retomado las deportaciones durante la Administración de Trump-, Mayorkas se declaró en contra.

UN ASALTO QUE NO VOLVERÁ A SUCEDER

Y ante las noticias sobre una caravana que partió de Honduras con la intención de llegar a Estados Unidos, Mayorkas subrayó que “somos una nación de inmigrantes y somos también una nación de leyes”, al aclarar que cuando una persona se presente en la frontera aplicarán las leyes para determinar si reúne o no los requisitos para acogerse a un beneficio humanitario.

Mayorkas, quien comenzó su comparecencia ante los senadores recordando que sus padres lo trajeron a EE.UU. para “escapar del comunismo” y brindarle “la seguridad, la oportunidad y el orgullo” que conlleva la ciudadanía estadounidense, puntualizó que, de ser ratificado en el puesto, se asegurará de que el episodio vivido el pasado 6 de enero, cuando el Capitolio en Washington fue blanco de un violento asalto por parte de seguidores de Trump, no ocurra de nuevo.

“Si tengo el honor de ser confirmado, haré todo lo que pueda para asegurar que la trágica pérdida de vidas, el asalto a las fuerzas del orden, la profanación del edificio que es uno de los pilares de nuestra democracia, el terror que sintieron sus colegas (legisladores), el personal y todos los presentes no vuelva a suceder”, subrayó.

Mayorkas, que hizo alusión a su experiencia como fiscal y a su paso por el departamento que aspira a liderar, aludió a la importancia de trabajar con socios internacionales y agencias locales para “combatir el terrorismo”, así como para hacer frente a los desastres naturales y apuntó como otro de sus desafíos “las pandemias que desvían cada parte de la vida estadounidense de su eje”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *