Charlotte.- Para el próximo jueves 14 de febrero, a las 7:30 de la mañana, el padre de familia mexicano, Humberto Hernández, tiene fijada una presentación en la Corte de Inmigración de Charlotte, que se relaciona con una orden de deportación que se originó por una infracción de tráfico.

El grupo local Familias Unidas había convocado a una vigilia de solidaridad previa a la aparición en el tribunal de Hernández, para el miércoles 13 de febrero a las 4:15 de la tarde, pero la actividad se suspendió.

“La hemos postergado, para una presentación en corte de Humberto, posterior al 14 de febrero”, dijo Diana Córdoba, esposa de Hernández.

“Lo que sí queremos es que nos apoyen con su presencia este jueves, para mostrar que Humberto, tiene respaldo, que él es una persona de bien, que se comporta como un buen ciudadano”, anotó Córdoba.

La dirección de la Corte de Inmigración de Charlotte es 5701 Executive Center Drive, Charlotte, North Carolina 28212.

Hernández fue arrestado el 21 de marzo, en Winnsboro, Carolina del Sur, por un patrullero de carreteras del estado, cuando eran aproximadamente las 6 de la tarde.

El oficial lo acusó de no tener las luces encendidas y de no portar una licencia de conducir.
“Era miércoles y lo llevaron al centro de detención del condado (de Fairfield)”, cuenta la esposa y madre de los dos hijos de Hernández.

Diana Córdoba narra una odisea marcada por paradojas: “Fui hasta allá, me pidieron que pagara el ‘ticket’, con la esperanza de sacarlo. Después de cancelar el costo de la multa, me dijeron que Humberto tenía un ‘hold’ de inmigración”, una orden de retención.

“El trooper había llamado a Inmigración para que vinieran a llevárselo para deportarlo. Estuvo cinco días detenido, pero el lunes el oficial de Inmigración que revisó el caso, después de analizarlo por media hora soltó a Humberto sin imponerle una fianza. Él le vió el récord, se dio cuenta que no tenía ningún cargo criminal y le dio una fecha para presentarse en Corte”.

Hernández ha estado en el tribunal de inmigración de Charlotte, en dos ocasiones, el 6 de septiembre y el 6 de diciembre. La tercera presentación será este jueves, para enfrentar el proceso de deportación.

El mexicano, tiene 27 años de edad, es mecánico de profesión, llegó al país hace poco más de una década y sus dos hijos Luis, de 11 años y Sebastián, de 5, nacieron en Estados Unidos.
En una comunicación dirigida a Qué Pasa-Mi Gente, Hernández dijo: “No soy un criminal, cada año hago mi declaración de impuestos”.