Raleigh.- La mayoría republicana en la Cámara de Representantes estatal evalúa devolver el privilegio de manejar a los inmigrantes sin autorización legal en Carolina del Norte, a través de un proyecto de ley que, en contraparte, impondría severas restricciones en contra de los indocumentados.

>El autor de la propuesta es el legislador Harry Warren quien informó a Qué Pasa que la presentará hoy miércoles 10 de abril, el día que se vencía el plazo establecido para la introducción de leyes de carácter público que no representan un gasto al estado.

Warren, representante del condado Rowan y uno de los que lideró el desactivado comité especial de inmigración de la Cámara de Representantes, dijo en una entrevista con Qué Pasa que el proyecto de ley plantea entregar “permisos de conducir restringidos”, no licencias, a inmigrantes sin autorización legal para estar en el país.

Para ello, indicó Warren, los aplicantes deberán someterse a un chequeo de antecedentes penales, tener un seguro automotriz, pasar un examen de manejo, comprobar que viven en el estado al menos durante el último año y acreditar su identidad mediante un certificado de nacimiento, un pasaporte u otro documento, con excepción de la matrícula consular.

No serán elegibles para estos nuevos permisos quienes hayan llegado al estado después del 1 de abril de 2013.

Estos permisos de manejo tendrían un costo de entre $50 y $75 y serían renovables cada año a una tasa de $25, según adelantaron diversas fuentes a Qué Pasa.

Restricciones antiinmigrantes

Pero el privilegio de manejar que plantea Warren viene acompañado de una serie de duras disposiciones en contra de la inmigración ilegal, similares a las que se han adoptado en estados como Arizona y Georgia.

Entre estas se destaca el darle a la policía la discreción de preguntar por el estatus legal de las personas que no cuenten con una identificación o permiso de manejo, incluso a los pasajeros de los vehículos. Algo similar pero no igual a la provisión denominada “muéstrame tus papeles” de la cuestionada ley SB1070 de Arizona.

Warren explicó que la diferencia con la ley de Arizona es que esta provisión no obligará a las fuerzas del orden a preguntar por el estatus legal, le autorizará a hacerlo si es que hay una causa justificada.
La ley también plantea confiscar y vender los vehículos de quienes sean sorprendidos manejando sin licencia o sin seguro, con una licencia revocada o tras una convicción por DWI, incluso si son ciudadanos o residentes legales.

“Si tú conduces después de haber bebido, o sin licencia, o con licencia revocada o sin seguro ten claro que te vamos a quitar tu carro, lo vamos a vender y el dinero lo vamos a invertir en educación, seas ciudadano o no”, adivirtió.

Warren justificó tales provisiones porque, según dijo, el proyecto busca enfocarse en la seguridad y ayudar a las fuerzas del orden a identificar a los criminales.

“Esta ley está diseñada para dirigirse a un segmento de la comunidad con presencia ilegal que está comprometida en serios crímenes como tráfico de drogas, tráfico humano, felonías, prostitución, cosas de esa naturaleza”, dijo.

“Esta ley está diseñada para ayudar a las fuerzas del orden con limitados recursos humanos y financieros a diferenciar a este segmento de la comunidad con presencia ilegal que está causando el mayor daño a la sociedad y está dando la peor impresión del resto de esa comunidad”, añadió.

Warren dijo estar consciente que hay oposición a su proyecto en ambos lados del debate, los pro y los antiinmigrantes, pero afirmó que la ley abre una oportunidad para los indocumentados.

“Es un requerimiento para salir de las sombras y tomar ventaja de este permiso de manejo o ID restringido y haciendo esto esta gente estará en ventaja para cuando el gobierno federal tome una decisión sobre el camino a la ciudadanía que se está discutiendo”, dijo Warren.

“Esto les servirá para abrir una puerta al empleo, a las escuelas, estar en el proceso, estar en el sistema, tener un récord, un pasado”, añadió el representante.

Principales puntos del proyecto Warren

  • Propone entregar permisos restringidos de conducir o tarjetas de identificación renovables cada año a individuos sin autorización legal

Requisitos:

  • Vivir en el estado sin autorización legal
  • Pasar un chequeo de antecedentes criminales y huellas biométricas
  • Ser residente por al menos un año en el estado
  • Presentar pruebas de identidad como certificado de nacimiento, pasaportes (incluso expirados), licencias antiguas, etc, pero se excluye la matrícula consular mexicana
  • Estar en NC al 1 de abril de 2013, quienes llegaron después no serán elegibles
  • Pasar un exámen de reglas de tránsito, visión y manejo
  • Tener un seguro
  • Pagar una tasa de $50 a $75 por el primer año y $25 por cada renovación.

Otras provisiones:

  • ”Run and done”: Si conduce sin licencia, con licencia revocada, sin seguro o con DWI, se le confiscará el carro y será vendido. El dinero irá al sistema escolar.
  • Autorizar a la policía a chequear el estatus migratorio de quienes no tienen un ID válido y son sospechosos de algún crimen.
  • Poseer, manufacturar o vender documentos falsos será un delito grave Case I y no más un delito menor
  • El magistrado de la cárcel no podrá otorgar una fianza a los detenidos indocumentados. Sólo un juez.