Statesville.- Ante una audiencia de más de cien personas que abarrotaron uno de los salones del Centro Cívico de Statesville, Larry Denver, el alguacil del Condado de Cochise, en Arizona, trajo su causa contra los indocumentados a la región de Charlotte, el pasado domingo 14 de agosto.

“La frontera no está segura”, aseveró el alguacil Denver, agregando que es “idiota” creer en las palabras del presidente Barack Obama, de que el borde con México no presenta problemas.

 Según Denver, 70 por ciento de los individuos que cruzan la frontera tienen antecedentes criminales y muchos son “depredadores sexuales”.

Antes de la intervención de Denver, que también hizo apariciones  similares en las localidades de Mocksville y Pinehurst, se presentó el documental “Libertad Bajo el Fuego: La Crisis en la Frontera de América”, que fue producido por integrantes del Partido del Té del Valle de Yadkin, anexo al Lago Norman, al norte de Charlotte y donde se concentran muchos de los viñedos que hay en el estado.

El documental muestra los problemas que confrontan los residentes de la zona fronteriza con el paso de indocumentados y como la gente de la región permanece armada.

La proyección muestra partes de la frontera donde se puede pasar de un país a otro con facilidad y lista nombres de personas    que supuestamente han resultado víctimas fatales de los inmigrantes.

Denver, quien colaboró en la producción de la cinta, tiene 86 agentes a su cargo y a su jurisdicción corresponden 83 millas de línea fronteriza.

El alguacil sostiene que los 1,300  agentes de la Patrulla Fronteriza, que operan en su zona no son suficientes para controlar el área del borde que tiene el Condado de Cochise con el estado mexicano de Sonora.

La comisionada republicana del Condado de Iredell, Renee Griffith fue la anfitriona del evento, quien hizo mención a un reciente incidente en el que un indocumentado apuñaló a su novia 30 veces, en el condado de Chatham.

En 2005, el alguacil Denver fue demandado por la organización de defensa de derechos civiles, Maldef, en un caso en el que se le acusaba de no a haber prevenido que un ranchero supuestamente golpeara a una mujer y reteniera con un arma de fuego a un grupo de indocumentados.

El alguacil inició su causa antiinmigrante en 1986.