Berlín, 7 jun (EFE).- El canciller austríaco, Sebastian Kurz, llamó hoy en Múnich a proteger las fronteras externas de la Unión Europea (UE) para garantizar la libre circulación entre los estados miembros y aludió a la urgencia de trasladar la ayuda a los solicitantes de asilo a las puertas de Europa.

En un discurso ante los asistentes a la reunión del grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en la capital bávara, Kurz declaró que “tiene que ser posible poder ayudar a las personas en las fronteras externas y devolverlas después de inmediato a países de tránsito o de origen y si eso no es posible, a zonas seguras fuera de la UE”.

Para el canciller, “la inmigración incontrolada a la UE y la protección nula de las fronteras exteriores es el principio del fin de la Europa sin fronteras interiores”.

“Sólo si logramos proteger conjuntamente las fronteras externas podrá seguir siendo una realidad una Europea sin fronteras interiores”, advirtió.

Recomendó dejar de lado la disputa en torno al reparto de refugiados, de la que dijo que probablemente no se podrá solucionar, y centrar la atención en otros aspectos donde es posible la cooperación, en proteger las fronteras exteriores, en ofrecer ayuda in situ y en asistir a los refugiados fuera de la UE.

Kurz no precisó si con asistencia a las puertas de la UE se refería también a la propuesta impulsada por Austria y Dinamarca de crear centros de asilo en países fuera del territorio comunitario para los peticionarios rechazados en alguno de los países miembros.

Señaló que crear un control de la cuestión migratoria es parte integral de las políticas de seguridad y defensa, sobre las que dijo que desea una mayor cooperación entre los estados miembros, al igual que en lo que respecta a fortalecer la competitividad en Europa y en materia de política exterior y con los estados vecinos de la UE.