Tegucigalpa, 29 may (EFE).- La canciller hondureña, María Dolores Agüero, dijo hoy que la solicitud de una nueva ampliación del Estatus de Protección Temporal (TPS) será formalizada por Honduras ante las autoridades de Estados Unidos en julio próximo.

En una rueda de prensa, acompañada por la viceministra de Relaciones Exteriores, María Andrea Matamoros, Agüero indicó que el país solicitará en julio, en fecha no precisada, la decimocuarta ampliación por otros 18 meses del TPS que beneficia a 56.790 hondureños y vence el 5 de enero de 2018.

El TPS es un programa temporal que el Gobierno de Estados Unidos ofrece a inmigrantes indocumentados que no pueden regresar a su país debido a desastres naturales o conflictos civiles.

“El retorno de este número significativo de personas a cualquier de los países acogidos a este régimen genera una impacto social y económico, independientemente de ello nosotros estamos haciendo lo propio con programas impulsados por el Gobierno de la República para crear condiciones de seguridad y de empleo en el país”, explicó.

La jefa de la diplomacia hondureña pidió a sus compatriotas ser “pacientes” y “responsables” ante la próxima petición sobre una nueva prórroga del TPS, un estatus que EE.UU. ha otorgado a indocumentados de 13 países.

“El procedimiento legal no ha iniciado (…), nos indican que son seis meses antes de vencer, entonces en julio estaremos presentando la solicitud y haciendo todos los acercamientos necesarios”, enfatizó.

Destacó que el Gobierno hondureño continuará “trabajando” y “creando condiciones” para atender a los deportados, pero también creará un plan de atención ante la posibilidad de una deportación masiva.

Aseguró que Honduras hará “lo propio” para lograr la ampliación del estatus especial, aunque señaló que es el Gobierno de Estados Unidos el que determinará “si las condiciones son las aplicables para una extensión”.

El Gobierno de Estados Unidos otorgó el TPS a los hondureños que llegaron al país antes de finales de 1998, tras el huracán Mitch, que azotó ese año Centroamérica.

Alrededor de un millón de hondureños viven legal o ilegalmente en Estados Unidos, de donde envían remesas familiares que el año pasado alcanzaron unos 3.770 millones de dólares, según datos oficiales.

En la misma rueda de prensa, la viceministra Matamoros dijo que un proyecto de emisión de matricula consular, documento de identificación para los hondureños que viven en el exterior, puede empezar a emitirse alrededor de julio próximo.

“Sabemos que hay molestia e inconformidad, con justa razón por los atrasos, pero sí quiero decirles que no hemos descansado, trabajando de manera diaria con la emisión de este documento tan importante para los hondureños”, subrayó.

Matamoros señaló que el atraso en la emisión del documento, previsto para el primer trimestre de 2017, esta justificado por la tardanza en la aprobación del Legislativo hondureño.

La validez de la matrícula consular es de dos años, señaló Matamoros, quien dijo que el Gobierno trabaja también en la remodelación de once oficinas consulares en Estados Unidos.