Raleigh.- El programa de deportación 287(g) se encuentra bajo sospecha en la cárcel del condado de Wake. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció que inició una investigación basada en una denuncia que formuló la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) por abusos cometidos en contra de los inmigrantes detenidos.

La Oficina de Derechos y Libertades Civiles (CRCL) del DHS notificó de la investigación a ACLU el pasado 6 de junio, mediante una carta en la cual se disculpa por haber demorado en responder a los 57 reclamos presentados el 9 de abril de 2010.

“Pedimos disculpas por la demora en la respuesta a su queja, hemos pasado un tiempo considerable haciendo un examen preliminar de este asunto. En este punto, estamos abriendo una investigación sobre las preocupaciones que usted ha planteado”, dice la carta del CRCL dirigida a Katherine L. Parker, directora legal de ACLU en Carolina del Norte.

Los 57 reclamos fueron compilados por ACLU en la cárcel del condado de Wake mediante entrevistas a inmigrantes detenidos y procesados por el programa 287(g) entre el 30 de noviembre de 2009 y el 10 de febrero de 2010.

Los reclamos indican que a los detenidos no se les proporciona traductores ni acceso a adecuado a teléfonos ni a los consulados de sus países, y se les presiona para firmar su deportación voluntaria y renunciar a un proceso ante un juez de inmigración.

Denuncian además que las personas permanecen detenidas más allá del período legal de 48 horas y que los arrestos se basan en un perfil racial, pues están dirigidos a individuos que son o parecen ser hispanos.

El Alguacil del condado de Wake, Donnie Harrison, se mostró sorprendido por los reclamos e informó que no ha sido notificado de la investigación por el DHS.

“El Alguacil Harrison no ha sido informado por el DHS. Él está sorprendido porque no ha oído nada acerca de las quejas”, informó la Oficina del Alguacil del condado en una declaración a Qué Pasa. “Como ya lo ha dicho varias veces antes, cuando hayan reclamos presentados, él los revisará y actuará en consecuencia”.

Parker dijo sentirse feliz por el inicio de la investigación pero a la vez frustrada porque el DHS demoró más de un año en responder sus reclamos, y le pareció extraño que la Oficina del Alguacil no haya sido notificada.

“Nosotros realmente no sabemos que tan lejos está la investigación, supongo que no han avanzado en absoluto porque la Oficina del Sheriff de Wake nos dijo ayer (julio 6) que nadie les había dicho que estaban bajo investigación”, dijo Parker.

“Nos sorprendió mucho escuchar eso, pensamos que el DHS debería haber estado en contacto con la oficina del Sherriff desde hace meses”. Sin embargo, Parker es optimista y cree que la investigación ayudará a frenar los abusos cometidos en la cárcel.

“Esto enciende luces sobre el programa ahora ellos saben que están bajo revisión y esto puede ser el inicio de otras investigaciones, no solo en Carolina del Norte, y puede motivar a que otras personas detenidas a reporten los abusos en el futuro”, dijo.

correo electrónico aclunc@nc.rr.com. 

El 287(g) en Wake
5,286
procesados desde julio de 2008 a mayo de 2011.
4,525
de los procesados no eran criminales.