Greensboro.- El Departamento de Policía de Greensboro se encuentra en charlas con líderes de varias iglesias hispanas para que oficiales de la ciudad acepten una credencial alternativa como una forma de identificarse.

Lo anterior fue el tema principal durante el tercer foro comunitario entre miembros del cuerpo policiaco y la comunidad latina en el Ministerio Internacional Centro de Fe, con la asistencia de cerca de un centenar de personas y cuatro agentes de policía, cada uno representando un distinto rango y división.

De suceder, la credencial sería expedida for Faith Action International House, organización que ha lidereado la construcción de puentes de comunicación entre las comunidades inmigrantes y las autoridades que se encargan de hacer seguir la ley.

“Todo comenzó cuando un cliente me dijo que los policías son ‘tiburones al asecho’ buscando perjudicar a la gente”, comentó Marina Castillo, directora del Centro de Asistencia a Inmigrantes de Faith Action. “Desde entonces empezamos a hablar con la comunidad y sus problemas, hasta llegar con líderes de iglesias y hasta la policía”.

Con cerca de un año en charlas y negociaciones, se espera que la credencial sirva para que cualquier persona pueda identificarse ante las autoridades de Greensboro.

Los oficiales aseguraron que no se trata de una licencia de conducir, aunque ayudaría a que menos personas indocumentadas terminen presas por el simple hecho de no poder identificarse. Además, se sugiere que el documento funcione para trámites en la biblioteca y otros servicios que ofrece la ciudad.

Como modelo para el programa se está utilizando la identificación que en Winston-Salem expide la organización CHANGE.

El jefe asistente Dwight Crotts explicó que para la policía el robo de identidad es un problema grave, por lo que intentan buscar una forma confiable para identificar a las personas, aunque no sea un documento oficial.

“Lo último que queremos es llevar a una persona a la cárcel solamente porque no sabemos quién es”, dijo el detective Anders Lyndrup.

De igual manera, el capitán Mike Richie aclaró que el ser indocumentado no es razón para dejar de reportar crímenes.

“Las comunidades inmigrantes son las más vulnerables a ser víctimas. Estamos aquí para proteger y servir a todos, sea documentado o no”, dijo él.

Sin embargo, se aclaró que aunque el proyecto va por buenos pasos, aún no se sabe cuando podría entrar en efecto, puesto que falta mucho que planear y negociar, así como debe ser aprobado por las autoridades correspondientes.

“Nos encontramos en la etapa ‘infantil’ de tener una ID”, dijo a Qué Pasa Crotts. “Faltan muchos detalles que discutir pero estamos en conversaciones serias”.